Atlas & Maps

El Coliseo de Roma en Ruinas

2

Todos los analistas coinciden en afirmar que la economía italiana está en uno de sus momentos más críticos, con la prima de riesgo por las nubes y los mercados por los suelos. Y si quisiéramos hacer una comparación, se podría decir que la conservación de sus monumentos se encuentra al mismo nivel que su economía.

Prueba de ello es que ayer, por la mañana, un pequeño fragmento de la fachada del Coliseo, uno de los monumentos romanos más representativos, ha vuelto a desprenderse después de que el fin de semana pasado, una pequeña parte de un muro externo del Anfiteatro Flavio (nombre oficial del monumento romano) se cayera a consecuencia del impacto de un pájaro.


Para la directora del Coliseo, Rossella Rea, sin embargo, el desprendimiento de ayer es consecuencia de la caída del pasado día 25 de diciembre, y no se trata de un nuevo derrumbe. Rea ha asegurado además que los técnicos del ayuntamiento trabajan desde ayer para solucionar el problema mientras que hoy mismo serán los propios restauradores y otros especialistas quienes se acercarán hasta el monumento romano para verificar más detalladamente las causas y consecuencias del desprendimiento.

Poco después del primer desprendimiento, Rea había asegurado que la caída de una parte de la fachada se había debido a “un acto de vandalismo” aunque más tarde se desechó esta hipótesis. La mala suerte quiso que el suceso se produjera el día de Navidad, uno de los días que más afluencia de turistas recibe el monumento.


“Este desprendimiento demuestra la urgencia de los trabajos de restauración que iniciarán en el mes de marzo”, ha afirmado la responsable del anfiteatro romano.

Por su parte el sindicato italiano UIL, muy activo en el campo de la defensa del patrimonio, ha denunciado que la situación que sufre el monumento es crítica y señala directamente a la superintendencia de Bienes Culturales del Ayuntamiento de Roma y a la directora del monumento como los responsables.

El próximo mes de marzo comenzarán los trabajos de restauración del monumento romano (valorados en 26 millones de euros) que correrán a cargo de Diego Della Valle, dueño de la marca de zapatos Tod’s y del club de fútbol de la Fiorentina. A cambio, el empresario italiano será el propietario de los derechos de imagen del anfiteatro durante los próximos 15 años. Un negocio redondo si se tiene en cuenta que el monumento recibe cerca de 15.000 visitantes al día, lo que en euros significa un beneficio de unos 30 millones de euros al año.

2 Comments

So, what do you think ?