Atlas & Maps

Geografía y Mapa de Europa – Mapa Físico [Geography of Europe – Physical Map]

0

Europa se encuentra situado entre los 35°59′ y los 71°10′ de latitud N y los 9°26′ de longitud O y 40°14′ de longitud E; limita al N con el océano Glacial Ártico, el mar Báltico y el mar del Norte; al E con Asia, de la que le separan los montes Urales, el mar Caspio y el mar Negro (el estrecho del Bósforo, en Turquía, es considerado como la frontera meridional entre Europa y Asia); al S con el mar Negro y el mar Mediterráneo (el estrecho de Gibraltar, con 14 km, es el punto de mayor aproximación entre Europa y África), y al O con el océano Atlántico.

Si nos atenemos a criterios estrictamente geográficos, no cabría considerar como incluidas en el continente europeo a las islas Canarias (España) y la de Chipre; las primeras se encuentran frente a las costas africanas de Mauritania, y la segunda se ubica en el Mediterráneo oriental, cerca de las costas asiáticas de Turquía y Siria. No obstante, su historia, cultura y población son europeas (las Canarias pertenecen a España; Chipre es un Estado independiente, aunque los chipriotas son en su mayoría griegos, si bien en el norte de la isla hay una importante comunidad turca), por lo cual se ha optado por abordar su estudio dentro del continente que nos atañe.



Europa es considerada tradicionalmente como uno de los cinco continentes, aunque en realidad se trata del apéndice occidental de la gran masa continental de Eurasia, de la que ocupa una quinta parte. La frontera entre Europa y Asia (a la que pertenecen las cuatro partes restantes del bloque eusoasiático) se fija de modo convencional, y de norte a sur, en los montes Urales, costa noroccidental del mar Caspio, cordillera del Cáucaso, y costa norte y oeste del mar Negro. Asia y Europa se aproximan por el sur en los estrechos del Bósforo y los Dardanelos, entre los cuales se forma el mar de Mármara, cuyas orillas pertenecen a un sólo país (Turquía), pero a dos continentes. El punto más septentrional de la masa continental es el cabo Norte (Noruega), y el más meridional, la punta de Tarifa (España); el más oriental se encuentra en las estribaciones de los Urales (costa del mar de Kara, en Rusia), mientras que el más occidental es el Cabo da Roca (Portugal). Estos límites varían si se tienen en cuenta los territorios insulares adyacentes: el septentrional sería una de las islas integrantes de la Tierra de Francisco José (Rusia), que puede incluírse en Europa, ya que está ubicada en su mayor parte al O del meridiano que marca el límite con Asia. El meridional estaría en la isla Gávdhos, al S de Creta (Grecia). Por último, el occidental vendría marcado por el cabo Staalbjerg-Huk (Islandia).



El territorio europeo está caracterizado por la interacción entre el mar y la tierra, que provoca la aparición de varias penínsulas grandes como la Escandinava, Ibérica e Itálica, así como otras más pequeñas, como las de Kola, Jutlandia y Bretaña. Esta irregularidad explica la considerable longitud del litoral costero en comparación con la superficie continental: en apenas diez millones y medio de km² hay más de 32.000 km de costas, que se convierten en 80.000 si se incluyen sus numerosos accidentes. Estos son especialmente abundantes en la costa atlántica (fiordos noruegos, lochs escoceses, rías del norte de España), así como en la costa del Adriático (litoral dálmata), Egeo y Jónico (cabos, golfos e islas griegas). A los citados mares mediterráneos se une el Tirreno, que junto a los del Atlántico (mar Cantábrico, mar del Norte, mar Báltico y mar de Noruega) y el océano Glacial Artico (mar Blanco) conforman los mares territoriales europeos. Además de las islas anteriormente mencionadas, hay otros archipiélagos menores: Gotland, Öland, Aland, Svalbard, Faroes, Shetland, Hebridas, Frisias e islas bálticas en el Atlántico, y las islas del Tirreno, Adriático, Jónico y Egeo en el Mediterráneo.

La mayor parte del territorio europeo es una gran llanura, que anticipa las vastas planicies asiáticas, y la altitud media del continente es apenas de 340 m, la más baja del mundo. Las mayores altitudes se alcanzan en los Alpes, donde se encuentra el Mont Blanc, con 4.807 m, que tradicionalmente ha sido considerado como el punto más elevado del continente. Sin embargo, la montaña más elevada es el Elbrus (5.642 m), situada en el Cáucaso ruso, en la frontera natural con Asia. En contrapartida, existen depresiones como la del norte del mar Caspio, donde se alcanzan los 28 m bajo el nivel del mar. También se desciende bajo esa cota en la costa noroccidental del Atlántico (Bélgica y Países Bajos). El continente puede dividirse en cuatro regiones naturales. La más occidental es la Europa atlántica, en la que se alternan macizos montañosos de formas suaves (cadena Penina, Alpes escandinavos, macizo Armoricano) con planicies (cuenca de París, llanura flamenca, llanura inglesa). El clima oceánico uniformiza una región que se caracteriza por sus variados paisajes. La más extensa de las cuatro es la Gran LLanura Europea, que se prolonga desde la costa atlántica hasta los Urales, y en la que hay algunas cadenas montañosas de poca altura y antiquísimo origen geológico, como el macizo de las Ardenas, el de Bohemia o el Esquistoso Renano. Se continúa en territorio ruso, donde alcanza sus mayores dimensiones y la máxima uniformidad paisajística. Al sur de la Gran Llanura aparecen las montañas de más reciente formación, levantadas durante el plegamiento alpino: de oeste a este aparecen la Cordillera Cantábrica, los Pirineos, los Alpes, los Balcanes y los Cárpatos, y al otro lado del mar Negro se encuentra el Cáucaso. Al sur de las grandes montañas se extiende la Europa mediterránea, de relieve muy variado, en la que se alternan montañas, como los sistemas Central y Bético españoles y los Apeninos italianos con mesetas y llanuras litorales.

Fuente: Espasa

So, what do you think ?