Atlas & Maps

Definición de Penología

0

 (De pena y -logía); sust. f.

1. Rama del derecho penal que estudia los sistemas para prevenir y castigar los delitos.

 (1) [Derecho] Penología

Estudio de la pena desde el punto de vista científico, cuyo contenido es difícil de delimitar, ya que hay zonas prácticamente sin delimitación posible tanto con las consecuencias jurídicas del delito (penas y medidas de seguridad), materia de la parte general del Derecho penal, como con la ciencia penitenciaria, que se ocupa de la ejecución de las penas (hoy independizada de la penología).

El “ius puniendi”. Justificación y fines

El primer problema a discutir es el conocido ius puniendi, entendiendo por tal la facultad que tiene el Estado de imponer una pena a los transgresores de las normas penales. Ello es necesario para mantener el orden social, aunque sólo debe recurrirse a la pena cuando falle el resto del ordenamiento jurídico. En efecto, el Derecho penal es la última ratio del referido ordenamiento. La pena tiene una función preventiva, en cuanto que con su amenaza general y abstracta busca evitar la comisión de delitos. También tiene una función retributiva, pues con la imposición y cumplimiento, se quiera o no, se persigue también privar al sujeto de una serie de bienes, en especial la libertad, como consecuencia del daño causado por el delito.

Individualización y fijación de la pena

Una de las cuestiones más difíciles de resolver es la de la individualización de la pena, es decir, la imposición de la pena que corresponde imponer al autor de un delito. Se trata de la adecuación entre culpabilidad y pena. En el art. 66 del Código Penal español se establece que “en la aplicación de la pena, los Jueces o Tribunales observarán, según haya o no circunstancias atenuantes o agravantes, las siguientes reglas: 1ª. Cuando no concurrieren circunstancias atenuantes ni agravantes o cuando concurran unas y otras, los Jueces o Tribunales individualizarán la pena imponiendo la señalada por la Ley en la extensión adecuada a las circunstancias personales del delincuente y a la mayor o menor gravedad del hecho, razonándolo en la sentencia”. Son muy escasas las sentencias donde se valoran las circunstancias personales del delincuente, pues aquí entran en juego valores de muy diferente orden: mundo circundante, personalidad, familia, trabajo, situación económica, situación psíquica del sujeto en la fase previa a la ejecución de los hechos, etc. En todo caso, existen muchas dificultades en valorar todos o al menos parte de los factores que concurren en el sujeto que pasa al acto en el crimen, es decir que ejecuta el delito.

Un problema añadido en el campo de la penología es el de la fijación de la pena a cada una de las infracciones penales. No hay ningún estudio que justifique la fijación de tales penas: ¿por qué al homicidio en el Código penal español se le fija una pena privativa de libertad de diez a quince años?, ¿por qué no de ocho a doce o de once a dieciocho?. Las penas han de estar adecuadas al principio de culpabilidad, lo que también conlleva dificultades para fijar la culpabilidad real en cada caso concreto, pues como se apuntó antes, son muchos los factores que influyen en el sujeto que termina cometiendo un delito. Se han planteado diversos problemas respecto de la pena privativa de libertad. Los correccionalistas españoles (Giner de los Ríos, Concepción Arenal, Silvela y Dorado Montero, aunque el fin correccional de la pena se encuentra ya en Séneca -De Clementia, lib., II, VII; de Ira, lib., I, VII)- sostenían que el fin de la pena era la reforma de la voluntad viciosa del sujeto, aunque también perseguía otros objetivos, como la defensa social, la prevención general y la prevención especial. El delincuente, así pues, tenía derecho a la pena. Dorado Montero llegó a sostener que las prisiones debían desaparecer. Esto sería lo ideal, pero ello por ahora no es posible. Hay que fomentar que solamente entren en prisión los delincuentes que supongan un peligro para la convivencia social; aunque hasta ahora no se ha conseguido ningún sistema que permita evitar las prisiones cerradas. Hay que tener en cuenta, de otra parte, que algo más de la mitad de los condenados son reincidentes. En la Ley General Penitenciaria española, así como en su Reglamento, los establecimientos de cumplimiento pueden ser de régimen ordinario, abierto y cerrado.

La función rehabilitadora de la pena

El tratamiento del delincuente tiene interés dentro de la penología en cuanto puede evitar la recaída en el delito, es decir, que el sujeto que ha cumplido su pena (sea en régimen cerrado, abierto o semiabierto, o simplemente bajo cualquier tipo de control de la libertad), termine reintegrándose plenamente a la sociedad. Si la ciencia penitenciaria se ocupa de la ejecución de la pena, en este terreno la penología llevará a cabo los estudios científicos necesarios para conseguir sistemas de ejecución progresivos, entendiendo por tales los beneficiosos para el condenado. La prisión en general, sea cual fuere el sistema, supone socialmente un etiquetado para el sujeto que le creará serias dificultades cuando quiera reintegrarse a la sociedad. La mayoría de los que ingresan en prisión tienen serios problemas de adaptación posterior, debido especialmente a problemas económicos. La prisión margina a los que cumplen condena en la misma, y tiene efectos negativos. Ya la correccionalista Concepción Arenal escribía “¿piensa el Juez que condena a un reo a presidio que le condena a desmoralizarse más?. Si en el frontispicio de cada dependencia pública se escribiera con verdad lo que en ellas se hace, se verían seguramente cosas extrañas, y en el presidio se leería: ‘establecimiento depravador’ …cuando la pena es depravadora, ¿hay derecho a penar?” (Concepción Arenal, “Artículos sobre beneficencia y prisiones”, en Obras Completas, tomo XXII, págs. 232 y ss. -Madrid: 1901-).

Temas relacionados

Derecho penal (en voz Derecho).
Criminología.
Delito.
Pena.
Pena de muerte.

Bibliografía

BUENO ARÚS, FRANCISCO: El sistema penitenciario español. (Madrid: 1967).
CUELLO CALÓN, EUGENIO: La moderna penología, tomo I. (Barcelona: 1958).
GARCÍA VALDÉS, CARLOS: Comentarios a la legislación penitenciaria. (Madrid: 1995).
GARRIDO GUZMÁN, LUIS: Manual de ciencia penitenciaria. (Madrid: 1983).
SERRANO GÓMEZ, ALFONSO: “Prevención del delito y tratamiento del delincuente”, en V Congreso de las Naciones Unidas. (Madrid: 1976).

A. Serrano Maillo

PENOLOGÍA

Fuente: Britannica

So, what do you think ?