Atlas & Maps

Definición de Subinfeudación

0

 (De sub- e infeudación); sust. f.

1. En la Edad Media, infeudación o concesión en calidad de feudo por parte de un vasallo de un bien, que anteriormente había recibido de su señor como parte del pacto feudo-vasallático, a otro hombre de categoría social similar o inferior.
2. [Por extensión] En la Edad Media, conversión de un señor feudal en feudatario o vasallo de otro de rango social superior.

 (1 y 2)[Historia] Subinfeudación.

La subinfeudación de territorios, rentas o cualquier otro bien representaba un importante punto de ruptura en la teoría de los vínculos personales feudo-vasalláticos, toda vez que el vasallo recibía como feudo, la mayoría de las veces, una tierra o un territorio que era propiedad del señor. Sin embargo, esta concesión no implicaba la propiedad, sino sólo el usufructo de la misma, aparte de otras prestaciones del vasallo para con el señor denominadas, genéricamente, auxilium et consilium (‘ayuda y consejo’). Al no estar contemplada la propiedad de la tierra, en teoría cualquier subinfeudación quedaba invalidada o, cuanto menos, era problemática, debido a que el señor propietario podía negarse a ello. Toda esta teoría sufrió las alteraciones consecuentes al paso del tiempo cuando la subinfeudación comenzó a ser algo habitual, en especial a partir del siglo XI; la razón, siguiendo la opinión de Julio Valdeón, hay que buscarla en la evolución del feudo, que pasó de ser consecuencia de la entrada en vasallaje a ser la causa primordial, el interés máximo que un vasallo tenía por ser feudatario de un señor feudal (op. cit., pp. 48 y ss).

Con respecto al feudo, los juristas medievales pasaron a definir la problemática entre posesión y usufructo de la tierra distinguiendo entre el dominium directum, que correspondía al señor, y el dominium utile, que pertenecía al vasallo. Con el paso del tiempo, el vasallo aumentó sus prerrogativas reales sobre el feudo hasta convertirlo en hereditario. Así, cuando el vasallo fallecía, su hijo mayor heredaba el feudo a cambio de volver a prestar de nuevo, como hizo su padre, el homenaje mediante el cual aseguraba la fidelidad al señor feudal. Éste fue el primer paso de la subinfeudación, que tuvo su auge a partir del siglo XII, época en la que algunos historiadores han detectado cierta relajación de los vínculos feudales y que contó, además, con el importante ingrediente de la multiplicidad de señores feudales. Así, solía ser frecuente que un vasallo contase con varios feudos, que podían ser de muy distintos tipos (tierras, castellanías o derecho de percepción de rentas); el vasallo procedía a subinfeudar alguno de ellos a otra persona a cambio de una renta o de ciertos derechos, sin contar para nada con el señor feudal que era, jurídicamente, el propietario de tales tierras, rentas o derechos. Este tipo de subinfeudaciones provocó todo un elenco de problemas, la mayor parte de los cuales fueron acusaciones de felonía entre señores y vasallos.

Sin embargo, también es obligado señalar que, en cierto sentido, la subinfeudación formaba una parte esencial de las relaciones feudo-vasalláticas como algo intrínseco al propio vínculo feudal. Muchas veces se ha recurrido al tópico medieval de “ni una tierra sin señor, ni un señor sin tierra” para explicar la amplitud y proyección del feudalismo en Europa; como todo tópico, refleja una parte de la realidad, como es que, en esencia, todo señor feudal, por muy grande y poderoso que fuese, en última instancia se veía reducido a ser vasallo de alguna autoridad superior. Un señor feudal podía ser vasallo de, por ejemplo, un conde que, a su vez, era vasallo de un monarca o de un príncipe; en el caso de estos últimos, no hay que olvidar que todos los gobernantes medievales eran vasallos del Papa o que, incluso, podía haber reyes que fueran vasallos de otros reyes. El ejemplo más famoso de un rey vasallo de otro rey fue, durante la Edad Media europea, el caso de los reyes de Inglaterra, los cuales eran vasallos de los reyes de Francia al tener en feudo un territorio galo, el ducado de Guyena, y debían prestar homenaje por tal posesión a cada nuevo monarca francés. Además, el hecho no era una cuestión baladí, sino de suma importancia, puesto que en el año 1338 la negativa a prestar tal homenaje fue una de las chispas que encendió la Guerra de los Cien Años. De esta manera es más fácil comprender la esencia feudal de la subinfeudación, puesto que, comenzando con los campesinos, vasallos rurales de un señor terrateniente, se puede trazar el diagrama de vínculos feudales mediante subinfeudación hasta llegar a los reyes y al papado, institución soberana en la Edad Media. Para finalizar, cabe decir que la subinfeudación, entendida como medida de escalafones medievales de autoridad, fue utilizada por las monarquías para engrandecer su poder, pues poco a poco la disgregación de éste fue solucionada mediante mecanismos de subinfeudación que harían de los reyes los más poderosos señores feudales de Europa.

Temas relacionados

Edad Media.
Feudalismo.
Feudo.
Homenaje.
Señorío.
Vasallaje.

Bibliografía

BARBERO, A. VIGIL, M. La formación del feudalismo en la península ibérica. (Barcelona, Crítica: 1982).
BLOCH, M. La sociedad feudal. (Madrid, Akal, 1986).
GANSHOF, F.L. El feudalismo. (Barcelona, Ariel: 1985).
IRADIEL MURUGARREN, P. Las claves del feudalismo. (Barcelona, Planeta: 1991).
VALDEÓN BARUQUE, J. El feudalismo. (Madrid, Historia 16: 1992).

OPR

SUBINFEUDACIÓN

Fuente: Britannica

So, what do you think ?