Select your Top Menu from wp menus

There are no ads, please add some

Definición de Suelo aluvial

 [Edafología] Tipo de suelo poco evolucionado que se constituye como los depósitos recientes de los valles y cuyas características en cuanto a composición y grado de alteración dependen, en última instancia, de las del material arrastrado por las aguas corrientes en superficie. Este hecho favorece la aparición de una capa de agua que viene condicionada por unas importantes oscilaciones temporales. El perfil de este suelo evoluciona entonces a partir de sus propias características físicas (profundidad, aireación, contenido en agua, etc) y del régimen hídrico que los controla. Su importante contenido en materia orgánica, junto con sus propiedades físicas anteriormente mencionadas, les hacen ser de una excelente calidad para el asentamiento de la vegetación y para el desarrollo de cualquier tipo de actividad biológica.

(Para más información véase el apartado Llanura de inundación desarrollado en el artículo Río y Sedimentación aluvial desarrollado en Sedimentación).

Se trata de suelos donde domina la heterogeneidad; no obstante, varias son las características que se pueden asimilar a todos ellos:

- presencia casi permanente de una capa de agua de origen freático, se trata en este caso de los denominados suelos aluviales con gley. Esta capa freática no suele ser de características reductoras ya que se renueva con mucha agilidad y presenta un contenido muy pobre en materia orgánica. Son suelos de transición y vienen definidos por su condición de hidromorfos o turbosos y por ubicarse siempre en zonas deprimidas.

- humificación intensa favorecida por las altas tasas de humedad que se logran alcanzar en los perfiles de estos suelos. El humus dominante suele ser muy activo aunque tiende hacia modalidades como el anmoor o el turba (véase humus) cuando estas propiedades hidromorfas son muy intensas.

- grandes contrastes dentro del perfil en cuanto a granulometría y textura; este hecho condiciona las importantes variaciones que se producen entre los distintos horizontes que lo componen. No hay que olvidar que estos suelos se conforman a partir de los materiales que son arrastrados por los ríos y que dependen de las características dominantes durante la formación de los respectivos aluviones (véase aluvión).

- empardecimiento de este tipo de suelos siempre que se desarrollan sobre climas templados.

Los suelos aluviales son, por regla general, muy fértiles como consecuencia de su alto contenido en materia orgánica y en minerales. Otro factor determinante es su contenido en agua que no llega a ser asfixiante puesto que dicha capa freática, al renovarse constantemente, permite una buena aireación. Los mejores suelos son los que contienen una ligera capa limosa o arcillosa de importante espesor (próximo al metro) ubicada sobre otra capa más gruesa siempre y cuando ésta no llegue a interrumpir el ascenso capilar.

Clasificación de los suelos aluviales

Se ha realizado una clasificación de todos los tipos de suelos aluviales atendiendo, en primera instancia, al grado o intensidad de hidromorfía que presentan. Nos encontramos así con los siguientes:

Suelos aluviales caracterizados por su débil evolución hidromorfa:

A) suelos aluviales poco humíferos, entre los que nos encontramos con los suelos aluviales grises, en sus variedades caliza y ácida y los suelos aluviales empardecidos, característicos de aquellos ámbitos influenciados por condiciones climáticas templadas.

B) suelos aluviales humíferos, entre los que destacan los suelos aluviales rendsínicos y los chernosémicos.

(Para más información véase el artículo Rendzina).

Suelos aluviales hidromorfos:

A) suelos hidromorfos con gley y con poco contenido en humus, la presencia de gley es el elemento determinante para la evolución de este tipo de suelos cuyo contenido en humus es verdaderamente escaso.

B) suelos hidromorfos con humus turba o anmoor, son los suelos aluviales que ya han alcanzado unas características turbeiformes tales que el grado de aireación ha ido disminuyendo. Esta disminución de la aireación en el interior del perfil viene originada por una reducción del contenido en oxígeno como consecuencia de la enorme acumulación de materia orgánica que tiende a descomponerse de forma progresiva. Este fenómeno hace también que se reduzca la propia fertilidad de dicho suelo (véase turba y turbera).

La vegetación en estos dominios de llanuras de inundación es muy abundante como consecuencia de las condiciones de abundante materia orgánica y de humedad existentes. Dominan así los chopos, los sauces, los álamos, etc.; conformándose de esta manera la propiamente denominada vegetación de ribera.

Temas relacionados

Suelo.

SUELO ALUVIAL

Fuente: Britannica

About The Author

Historiador, Ingeniero y Matemático embarcado en un proyecto que aglutine dichas disciplinas.

Related posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *