Atlas & Maps

Geografía e Historia de Loma de Cabrera [República Dominicana]

0

 Municipio de la República Dominicana, perteneciente a la provincia de Dajabón, situado al N de la cabecera provincial, Dajabón, muy próximo a la frontera con Haití.

Su territorio ocupa una superficie de 253,38 km2, y limita al N con el municipio de Dajabón, al S con la sección de Corral Grande, al E con el Inaje y al O con la línea fronteriza, que lo separa de la República de Haití. Cuenta con una población de 19.154 habitantes (1998).

Historia

El origen del actual municipio se remonta, al parecer, al siglo X y se corresponde con un poblado conocido como ‘La Loma’, en clara referencia a lo accidentado del suelo sobre el que se asienta.

En 1492, cuando llegaron los españoles a la isla, Loma de Cabrera, formaba parte del antiguo cacicazgo de Marien, una de las cinco divisiones territoriales en que estaba fraccionada la isla en aquel momento. Desde un principio, toda esta zona fue escenario de continuos enfrentamiento que se prolongaron durante los siglos XVI, XVII y XVIII hasta el nacimiento de la República de Haití en 1804, año a partir del cual toda la región quedó ocupada por los franceses y haitianos. Esta situación concluyó en el 1844, una vez conseguida la independencia nacional.

A partir de 1863, cuando se produce el ‘Grito de Capotillo’, origen inmediato de la guerra que dos años más tarde culminó con la Restauración de la República, La Loma pasó a denominarse ‘Loma de Cabrera’, en honor al General José Cabrera, al tiempo que se le elevó a la categoría de sección perteneciente al municipio de Restauración.

El primer Presidente de la República que se interesa por la zona es Ulises Hereaux (Lilís), por ser ésta un área políticamente estratégica, razón por la cual brinda su apoyo a sus pobladores, e incluso hace amistad con algunos de ellos. Durante los años siguientes prosiguieron los enfrentamientos entre los bolos y los rabuses, contrarios al gobierno. Los continuos atropechos realizados por los primeros determinaron que la población ofreciera su apoyo a los rabuses.

En 1863, al estallar la guerra Restauradora como respuesta a la anexión a España ocurrida en 1861, Loma de Cabrera protagonizó un papel de primer orden por ser vanguardia de la lucha que permitió enarbolar la bandera nacional en el Cerro de Capotillo, en la actualidad, sección del municipio de Loma de Cabrera, como símbolo del nacimiento de la segunda República. De hecho el entusiasmo con que surgió esta contienda prendió en buena parte de la población de la zona desde donde, muy pronto, se expandió por todo el noroeste del país.

Durante algunos años se sucedieron bandos políticos, si bien, por su situación geográfica en la línea fronteriza con Haití predominaron los grupos en contra del gobierno establecido. En 1911 Loma de Cabrera fue incendiada por orden de las autoridades gubernamentales del gobierno de Ramón Cáceres, con el fin de debilitar, precisamente el apoyo a la guerrilla que luchaba contra las tropas del gobierno. No obstante, ante de prender fuego al municipio las familias fueron evacuadas a lugares cercanos, donde iniciaron de inmediato sus actividades agrícolas y comerciales.

En el año 1916, cuando se produjo la anexión norteamericana, los grupos de insurrectos quedaron muy disminuídos en número y sus acciones se concentraron en actividades de oposición a los nuevos ocupantes. Paralelamente, la política puesta en marcha por el gobierno de ocupación favoreció el desarrollo de infraestructuras en todo el país, así como el desarme de la población civil y, en definitiva, a la creación de un ambiente de tranquilidad en toda la región fronteriza. En 1924 una vez desocupada la isla por los norteamericanos, el nuevo presidente Horacio Vázquez realizó dos viajes oficiales a la región.

Cabe destacar que en aquel entonces la mayoría de los habitantes de la zona, especialmente de Loma de Cabrera, eran de origen haitiano, y se dedicaban al cultivo de la tierra y a la crianza de ganado.

El ascenso al poder del general Trujillo en 1930 como Presidente de la República, marcó el inicio de otra oledada de violencia. Trujillo estimó excesiva la presencia de población haitiana en esta zona del país, por lo que trató de repatriarla mediante acuerdos con el gobierno haitiano. Ahora bien, no satisfecho con los resultados, ordenó la eliminación de todos los nacionales haitianos, hecho conocido en la Historia de la República Dominicana como “El Genocidio del 1937″, o “El Corte”, como le llamaron los habitantes de la región.

Por tanto, a principios de octubre de 1937 comenzó la matanza de haitianos. Previamente Trujillo hizo una demostración de poder en los últimos días de septiembre de ese mismo año en el Cerro de Juan Calvo, en Dajabón, con el propóstio de intimidar a los haitianos. Los escasos resultados obtenidos, tal y como el propio Trujillo estimó, provocaron la puesta en marcha de la misión de exterminar a los haitianos. Esta misión le fue encomendada al Mayor Solano, del Ejército Nacional, y para llevarla a efecto se le autorizado a reclutar matones en diferentes partes del país.

En el municipio de Loma de Cabrera la mayor cantidad de asesinatos se realizaron en las comunidades del Castellar, Capotillo, La Luisa, La Jina, El Zumbador y Manuel Buen.

Al finalizar el exterminio y debido a las presiones a que fue sometido, Trujillo trató de justificarse ante la opinión mundial. Con tal propósito pidió a los alcaldes de las comunidades involucradas que eligieran de tres a cinco hombres de buena reputación, en calidad de presos, y que los enviaran a Montecristi acusándoles de responsables de la Matanza.

En los expedientes preparados al efecto se reflejó el hecho de que habían matado a los haitianos por que les estaban robando. Cuando debían ser presentados ante la justicia, eran instruídos para que sus declaraciones coincidieran con lo mencionado en el expediente. Al juicio asistieron comisiones internacionales en calidad de observadores del proceso. Todos los inculpados fueron declarados culpables y condenados a penas de 20 a 30 años de prisión. Luego apelaron la sentencia, que les fue recortada de 10 a 20 años de condena. Finalmente, el tiempo efectivo de prisión fue de 2 a 8 meses. Muchos presos consiguieron su libertad a cambio de establecerse en las diversas colonas agrarias creadas por Trujillo en la región en el año 1938.

El 1 de enero de 1939 Loma de Cabrera fue elevada a la categoría de municipio, entre otras razones por el notable incremento de población que había experimentado.

Economía

Tradicionalmente los recursos económicos del municipio provienen de la agricultura y la ganadería. No obstante, en los útlimos años se ha desarrollado de manera considerable el sector servicos, en especial el comercio. Además, el 13% de la población económicamente activa (75%, en 1998) son funcionarios públicos.

La agricultura se dedica al cultivo de la yuca, maíz, arroz, guandul, mango, guayabas, aguacate, naranjas y demás frutos menores. Uno de los productos agrícolas claves para la economía local es el maní. Se cultiva dos veces al año, y se destina a la producción de aceite doméstico. La ganadería tiene como finalidad la producción de leche para fines de industrialización.

Fiestas y Folclore

Las fiestas patronales en honor a la Virgen de La Altagracia se celebran el 21 de enero.

LOMA DE CABRERA [REPÚBLICA DOMINICANA]

Fuente: Britannica

So, what do you think ?