Atlas & Maps

Biografía de Cangrejo, Nebulosa del (M1)

0

 [Astronomía] Nebulosa del Cangrejo (M1).

Pequeña nebulosa planetaria de la constelación de Tauro a 05h 33m / 22º 01´. Es el objeto M1 del catálogo Messier y fue también la primera radiofuente descubierta, tiene unas dimensiones de 5´de largo por 3´de ancho; un eje mayor de 10 años luz, y aunque se encuentra a unos 6.500 años luz de la tierra, es posible apreciar su forma alargada con un pequeño telescopio. Véase Nebulosa; Tauro.

Constituye el resto de la explosión de una supernova mejor conocido y uno de los más fascinantes objetos celestes. En las fotografías en color aparece como una mancha elíptica de color blanco pálido atravesada por una red de filamentos rojizos, que fueron observados por primera vez por el astrónomo Lord Rosse en 1848, a quien le parecieron similares a las patas de un cangrejo, razón de su actual nombre.

La explosión de la supernova tuvo lugar en el año 1054, siendo un acontecimiento tan notorio que fue recogido por los astrónomos chinos en sus crónicas, y en las que se entiende “que en 1054, en la constelación de Tauro apareció de improviso una estrella que antes no existía a la que llamaron estrella de adivinos”. Su brillo creciente alcanzó en unos días una magnitud de -5 elevado a “m”, más luminosa que el planeta Venus en su máximo esplendor, y permaneció visible durante casi un mes en pleno día, después su brillo comenzó a decrecer lentamente hasta que a simple vista de nuevo dejo de verse”. De las observaciones de los astrónomos chinos y de la distancia a que se encuentra se deduce que la supernova que dio lugar a la nebulosa del Cangrejo llego a brillar 400 millones de veces más que nuestro Sol.

La luz blanca que emite la nebulosa se debe a la radiación del efecto sincrotrón que emiten los gases ionizados inmersos en un potente campo magnético, mientras que las áreas filamentosas de color rosáceo que forman las patas del cangrejo se deben a las capas más exteriores de la supernova, cuya explosión dio lugar a la nebulosa. Esta hipótesis se fundamenta en que precisamente las zonas filamentosas se separan del centro de la nebulosa a una velocidad de 1500 km por segundo.

Los astrónomos descubrieron en 1968 que en el centro de la nebulosa se encuentra una estrella que emitía ondas de radio pulsantes con un ritmo de 30 pulsaciones por segundo, o sea pulsos de radio con un periodo de 33 milisegundos. Desde entonces esta es la mayor fuente de ondas de radio conocida.

Poco después se descubrió que la energía luminosa que emitía la estrella también era pulsante exactamente con el mismo periodo. Más tarde se descubrió también que además la estrella emitía una intensa radiación X, pulsante y sincronizada con las anteriores. Se ha estimado que la energía que emite en forma de ondas de radio es 100 veces inferior a la que emite en forma de luz visible y que ésta a su vez es 100 veces inferior a la que se emite en forma de rayos X. Igualmente se ha determinado que el periodo de pulsación actual de 0,033309 segundos crece a razón de 36 nanosegundos al día, o lo que es igual que este periodo será el doble dentro de 1200 años.

Esta estrella de neutrones fue llamada por los radiastrónomos Taurus A. Es el remanente de la explosión de la supernova que dio lugar a la nebulosa. Emite electrones con velocidades cercanas a las de la luz, responsables de la radiación sincrotrón, y de las intensas radiaciones. Se supone que tiene unos 10 km de diámetro, la mitad de la masa del Sol, una densidad superior a 1012 veces mayor que la del agua, altísimas temperaturas y un potente campo magnético. En efecto pulsante de la radiación emitida se debe a la rotación de la estrella sobre su eje, que tiene exactamente el mismo periodo. Además de las radiaciones periódicas la estrella emite aleatoriamente chasquidos que pueden deberse a innetabilidades o terremotos estelares que afectan a su geometría.

La altísima velocidad de rotación es una prueba inequívoca de que debe tratarse de una estrella de neutrones, porque cualquier otra composición con la masa típica de las estrellas y esa velocidad de rotación que no tenga las pequeñas dimensiones correspondientes a una estrella de neutrones se desintegraría en pedazos.

Estos descubrimientos tuvieron una importancia histórica porque permitieron confirmar mediante observaciones experimentales las hipótesis previas que predecían la existencia en el universo de objetos estelares de materia fuertemente condensada.

Cangrejo, Nebulosa del (M1)

Fuente: Britannica

So, what do you think ?