Atlas & Maps

Biografía de Cerro Corá, Batalla de (1870)

0

 Enfrentamiento ocurrido en Cerro Corá (Paraguay) el 1 de marzo de 1870 entre el ejército paraguayo del mariscal-presidente Francisco Solano López y las columnas brasileñas del general Patricio José Correia da Cámara. Esta batalla fue la última de la guerra entre el Paraguay y la Triple Alianza que comenzó en 1865.

Después de ocupar el ejército aliado brasileño-argentino-uruguayo la capital paraguaya el 5 de enero de 1869, una parte de la escuadra brasileña inició la persecución de los restos del ejército paraguayo que comandaba el mariscal López en el sudeste paraguayo. El mando de la expedición brasileña y aliada lo asumió el general Gastón de Orleans, conde d’Eu, al renunciar al cargo el marqués de Caxías. En Pirayú, el 7 de julio, la junta de guerra aliada presidida por el conde d’Eu, dispuso la conformación de un cuerpo de 15.000 hombres que debía avanzar por la cordillera de Azcurra y aniquilar al presidente López. Al mismo tiempo se dispuso que en Pirayú quedara un cuerpo de 8.000 plazas al mando del general Mitre, para evitar la huida de López por el sudeste. No obstante, al saber de la ofensiva aliada, el presidente paraguayo, cubierto en su retaguardia por las columnas del general Caballero, que se quedaron en Peribebuy, emprendió la retirada hacia San Estanislao, lugar al que llegó el 28 de agosto. Allí supo que en los combates de Peribebuy (18 de agosto) y río Hondo (21 de agosto) las tropas de Caballero habían caído derrotadas con un saldo de 1.800 muertos y 1.850 prisioneros. Con este resultado adverso, el ejército de López quedó reducido a apenas 700 efectivos, prosiguiendo su huida esta vez hacia el nordeste.

La persecución que sobre López continuó haciendo el primer cuerpo del ejército brasileño del conde d’Eu, culminó el 1 de marzo de 1870 cuando la columna del general Camara, compuesta por 4.500 soldados, le dio alcance en el terreno montañoso de Cerro Corá, sobre las márgenes del río Aquidabán, que ofrecía a López una posición ventajosa para la defensa. Sin sospecharlo los jefes paraguayos, Cámara un día antes había dispuesto el emplazamiento del grueso de su artillería en el paso Tacuaras, distante una legua del campamento paraguayo. Su plan era lanzar un vasto movimiento envolvente sobre el campamento de López. Con ese objetivo, Cámara ordenó que una avanzada se fuera acercando hacia la débil vanguardia dispuesta por el enemigo en Chiriguelo, con el fin de aniquilarla. Sin ninguna dificultad, los brasileños lograron neutralizar al amanecer a los batallones del general Francisco Roa, capturando además todas sus piezas de artillería. Enseguida, las tropas brasileñas enfilaron sobre el último reducto paraguayo dispuesto en Aquidabán por el coronel Moreno, con 4 piezas de artillería, reduciéndolo después de una gran matanza de efectivos paraguayos.

Unas cuantas mujeres que lograron huir de los dos puestos de avanzada defendidos por Roa y Moreno, avisaron a López sobre la proximidad del ejército brasileño. El presidente paraguayo en un principio quiso huir del escenario cruzando el río Aquidabán Niguí, lo que le habría permitido internarse a la región del Matto Grosso. Sin embargo, los primeros batallones brasileños que llegaron al campamento lo impidieron, generalizándose la batalla en una lucha cuerpo a cuerpo. López organizó rápidamente las fuerzas que le quedaban, compuestas por 200 hombres, armados en su mayor parte de lanzas y sables. Aunque la acometida de las columnas brasileñas al mando del coronel Silva Tavares fue en un principio rechazada, éste, a continuación, aumentó el número de sus tropas para ejecutar el nuevo asalto. Realizado el segundo ataque con una fuerza diez veces superior a la de los defensores de López, la resistencia fue inútil y la defensa paraguaya quedó rota, produciéndose la huida de su alto mando. Perseguido por la caballería brasileña, el mariscal López y varios jinetes se internaron en la selva que bordeaba el río Aquidabán Niguí. López fue alcanzado y rodeado por sus enemigos, que le exigieron la rendición. Este, sin embargo, se negó a capitular y se lanzó sobre ellos, recibiendo dos lanzazos en el vientre y un sablazo en la frente.

Los cerca de 500 soldados paraguayos que siguieron a López hasta su último reducto en Cerro Corá murieron en su mayoría en la ofensiva final, mientras que las bajas brasileñas sumaron apenas 100 hombres. Con esta derrota y la muerte del presidente López, formalmente llegó a su término la guerra que el Paraguay declaró a la triple alianza brasileño-argentino-uruguaya en 1865.

Bibliografía

Juan Beverina. La guerra del Paraguay (1865-1870). Resúmen histórico. (Buenos Aires: Círculo Militar, 1973).
Efraim Cardozo. Paraguay independiente. (Barcelona: Salvat Editores S.A., 1949).

Cerro Corá, Batalla de (1870)

Fuente: Britannica

So, what do you think ?