Atlas & Maps

Biografía de Chirveches, Armando (1881-1926)

0

 Poeta, narrador, dramaturgo, ensayista, diplomático y jurista boliviano, nacido en La Paz en 1881 y fallecido en París en 1926. Autor de una brillante producción poética y una no menos interesante obra literaria que describe con gran viveza la sociedad y el ambiente de su patria, está considerado como el iniciador del criollismo en la literatura boliviana del siglo XX.

En su faceta de prócer entregado al servicio de la administración de su país, sobresalió por algunas valiosas aportaciones jurídicas, como el tratado Nociones de Derecho Internacional Privado (La Paz: Imprenta Velarde, 1991), así como por su condición de diplomático, que le llevó a pasar gran parte de su vida en París, donde puso fin a su vida en 1926, atormentado por un sino fatalista que, dentro de su familia más cercana, había conducido también al suicidio a su padre y a su hermana.

Desde sus comienzos literarios, signados por su cultivo del género poético, Armando Chirveches quedó encuadrado dentro de la denominada “Generación de 1910″, un colectivo de escritores caracterizados, en su vertiente estilística, por su oscilación entre los últimos coletazos del romanticismo y la plenitud creativa del modernismo; y, en sus preferencias temáticas, por la manifestación de una clara conciencia nacional que les llevó centrarse en los aspectos sociales de su país y a indagar acerca de la existencia de una identidad boliviana. Sin embargo, una contemplación global de la producción literaria del escritor de La Paz muestra a las claras su radical individualismo, alentado en todo momento por un interés sociológico que busca, antes que la adscripción a una determinada corriente estética, la recuperación literaria de unos valores sociales y morales llamados a desaparecer ante el ascenso vertiginoso de la nueva burguesía criolla.

En efecto, Chirveches pertenecía, por su nacimiento y sus ideas, a la antiguamente poderosa aristocracia criolla de Bolivia, que a comienzos del siglo XX comenzó a perder peso específico en la vida pública del país a causa de la ideología liberal impuesta por la emergente población nativa. Ante la contemplación del derrumbamiento de su clase social y los valores que ella sustentaba, el escritor boliviano respondió con una obra narrativa que, dominada por la nostalgia de épocas más felices para los suyos, intentaba recuperar las costumbres de antaño, lloraba la desaparición de sus valores morales y, en líneas generales, mostraba un nítido abatimiento pesimista motivado por un proceso irrefrenable que, en el fuero interno de Chirveches, es asumido como un desmoronamiento general que no ha hecho otra cosa que comenzar. Todos estos ingredientes, magistralmente aderezados con intrigas de poder, ambiciones de riquezas, subterfugios legales, matrimonios interesados y, inevitablemente, una relación amorosa que sirve de hilo conductor, configuran la mayor parte de sus obras narrativas, inauguradas en la primera década del siglo XX con la novela Celeste (La Paz: Imprenta Artística, 1904). En ella, la hermosa protagonista que da título a la narración abandona al intelectual Serrano por el poderoso político Urcullo, dando lugar así a un primer episodio novelesco en la obra de Chirveches que presenta las líneas directrices del resto de su producción narrativa.

Cuatro años después, el escritor boliviano se asomó otra vez a los escaparates de las librerías con una nueva entrega novelesca en la que, bajo el título de La candidatura de Rojas (París: Ed. Ollendorf, 1909), volvía a analizar la realidad socio-política de su nación, ahora sometida al nuevo código moral e ideológico de la burguesía liberal. Su amor a la patria, plasmado -dentro de su particular código de valores- en el lamento por el declive de la aristocracia criolla, se refleja también en esta obra en la minuciosa descripción de los ambientes y personajes rurales más característicos de Bolivia.

Por idénticos cauces de crítica social, censura política y amores contrariados discurren las cuatro restantes novelas de Armando Chirveches, tituladas La casa solariega (La Paz: Tip. La Moderna, 1916), La Virgen del Lago (La Paz: Ed. González y Medina, 1920), Flor del trópico (París: Ed. Excelsior, 1926) y A la vera del mar (París: Imp. América, 1926). La primera de ellas, considerada unánimemente por críticos y lectores como su mejor obra narrativa, busca en el desplome de las antiguas casonas solariegas el símbolo del derrumbamiento de la clase social que albergaban.

Autor de varias piezas teatrales que no aportan ningún relieve substancial al resto de su obra, Armando Chirveches destacó, en cambio, por su quehacer poético, cronológicamente anterior a su cultivo de la prosa de ficción. Entre sus poemarios primerizos, conviene recordar los titulados Lilí (La Paz: Imprenta Artística, 1901) y Noche estival (La Paz: Imprenta Artística, 1904); y, entre los que escribió cuando ya se había dado a conocer como novelista, sobresalen Cantos de primavera (La Paz: Talleres La Prensa, 1912) y Añoranzas. Al amor y a ellas (La Paz: [s.p.i.], 1918).

Un cuarto de siglo después de la desaparición de Armando Chirveches, vieron la luz sus Obras escogidas (La Paz: Biblioteca Paceña-Alcaldía Municipal, 1955).

Temas relacionados

Bolivia: Literatura.
Novela.

Bibliografía

- ALBARRACÍN MILLÁN, Juan. Armando Chirveches (La Paz: Ed. Réplica, 1979).

- GUZMÁN, Augusto. “Armando Chirveches (1881-1926)”, en Panorama de la novela boliviana (La Paz: Ed. Juventud, 1973) págs. 40-41 y 51-55.

- SORIA, Mario. Armando Chirveches A., novelista boliviano (La Paz: Ed. Universo), 1963.

J. R. Fernández de Cano.

Chirveches, Armando (1881-1926)

Fuente: Britannica

So, what do you think ?