Atlas & Maps

Biografía de El Álamo, Batalla de (1836)

0

 Batalla que enfrentó el 6 de marzo de 1836 en el fuerte El Alamo (Texas, Estados Unidos) al ejército del general Antonio López de Santa Anna y a los colonos sublevados contra el gobierno mexicano liderados por el coronel William Barret Travis en la guerra de Texas. El fuerte de San Antonio fue tomado por un grupo de tejanos en diciembre de 1835. El ejército de Santa Anna, que inició la marcha en enero de 1836 desde la capital mexicana y recorrió unos dos mil kilómetros con la misión de reconquistar Texas, contaba con 4.000 hombres. Estuvo dividido en dos brigadas de infantería, a las órdenes de los generales Antonio Gaona y Eugenio Tolsa, y una de caballería al mando del general Juan J. Andrade. A este frente se unieron, en el transcurso del avance por el río Grande, las columnas dirigidas por los generales Ramírez y Sesma, contando las fuerzas mexicanas con un contingente total de cerca de 6.000 hombres.

Los sublevados en San Antonio (Texas), al tener noticias del inminente arribo del ejército de Santa Anna, discutieron la táctica a seguir. Sam Houston, que en un principio era el líder de las operaciones, fue relevado del mando a principios de febrero por ordenar el abandono y destrucción de las fortificaciones de San Antonio. La dirección fue asumida por Travis quien, oyendo los consejos de James Bowie, resolvió encerrarse con todos los sublevados en la antigua misión de El Alamo en espera de los mexicanos. En un principio fueron 145 los hombres que decidieron hacer frente al ejército de Santa Anna, pero a fines de febrero Travis recibió el refuerzo de un grupo de voluntarios procedentes de Tennesse al mando de David Crockett, con lo que el número de defensores de El Alamo se elevó a 187.

La Misión de El Alamo como edificación no constituía una sólida fortaleza; era más bien un cuadrilátero rectangular que medía ciento ochenta varas castellanas por cada uno de los lados del sur y del norte, y noventa y cinco por los del este y oeste. Sus paredes no tenían más de dos medias varas de alto y tres cuartos de espesor y estaba construida de piedra y lodo. Su única ventaja aparente era estar situada en una posición desde el cual se podía dominar todos los lugares por donde pudiera aparecer el enemigo. Tras la llegada de Santa Anna el 23 de febrero al escenario del encuentro bélico, éste envió de inmediato a dos comisionados a El Alamo para demandar la rendición a Travis y su grupo de amotinados. Dos oficiales de Travis conferenciaron con los mismos fuera del recinto fortificado e informaron a su jefe de las pretensiones mexicanas. La respuesta de Travis fue ordenar un disparo de cañón sobre el lugar donde estaba la avanzada mexicana. Se inició con ello un asedio a la misión que duró trece días.

En la tarde del día 5 de marzo, Santa Anna y su Estado Mayor decidieron el ataque final. Se conformaron cuatro columnas de asalto a las órdenes del general Martín Perfecto y de los coroneles Duque, Romero y Morales, quienes tendrían a su disposición los batallones de Jiménez, Toluca y Aldama, integrados por veteranos, y los de San Luis y Matamoros, que eran de soldados bisoños. Estos cinco cuerpos tenían dos mil hombres. La reserva constituida por los zapadores y las compañías de granaderos quedaron al mando de Santa Anna. Se decidió que los escuadrones de caballería de los generales Ramírez y Sesma no intervinieran en la ofensiva.

A las cuatro de la mañana del 6 de marzo comenzó el asalto por los cuatro lados de la misión. Las columnas de asalto tendieron las escaleras sobre los muros del fuerte, pero encontraron una fuerte resistencia en el grupo de Travis que respondieron con fuego de fusil y metrallas. Los hombres de Travis, conocidos en el argot popular como los “grays”, lograron repeler hasta por dos veces el asalto. En una de estas acciones, el coronel Duque fue gravemente herido, sustituyéndole en el mando el general Castrillón, quien fue de los primeros en alcanzar la cima del muro. Mientras tanto, las columnas del coronel Morales se apoderaron de un cañón de los rebeldes ubicado en uno de los ángulos del edificio de El Alamo, el cual fue desviado hacia el interior de la Misión facilitándose la introducción de un buen número de soldados a la misión por los boquetes que se abrieron. El combate, ya en el interior del recinto, se concentró en la Iglesia tomada por Crokkett y los sobrevivientes como último refugio. La lucha se convirtió en un enfrentamiento cuerpo a cuerpo donde los mexicanos tenían todas las de ganar.

A las ocho de la mañana el asalto había concluido. Los 187 defensores del Alamo, incluidos Travis, Crockett, Neill y Bowie, murieron dentro del recinto. Oficialmente, el ejército mexicano dio cuenta de 285 bajas, de las cuales 233 correspondieron a heridos, mientras que las fuentes norteamericanas calcularon alrededor de 1.500 mexicanos muertos y heridos desde que éstos marcharon del río Grande a Bejar. Los prisioneros, en su mayoría mujeres y niños, tomados por Santa Anna, fueron conducidos al poblado vecino de Goliad. Con la toma del fuerte El Alamo, el ejército mexicano recuperó transitoriamente el camino Comanche entre los ríos San Antonio y Sabina. Pero la principal consecuencia de la masacre de la Misión de El Alamo fue la decisión de Estados Unidos de intervenir en el conflicto de Texas. En diciembre de 1836 las fuerzas que resguardaban El Alamo al mando del general Martín Perfecto sucumbieron ante el ejército texano apoyado por el gobierno norteamericano. Tras ello vino la proclamación de la independencia y la posterior unión de Texas a Estados Unidos.

Temas relacionados

México: Historia, Época contemporánea.

Bibliografía

VALADÉS, José C. México, Santa Anna y la Guerra de Texas. (México D.F.: Editores Mexicanos Unidos S.A., 1965).
Editorial Porrúa. Diccionario Porrúa de historia, biografía y geografía de México. (México D.F.: Editorial Porrúa S.A., 1986).

El Álamo, Batalla de (1836)

Fuente: Britannica

So, what do you think ?