Atlas & Maps

Definición de Carrasco, Parque Nacional

0

 El Parque Nacional Carrasco se encuentra situado en la cordillera oriental de los Andes, en la región subandina Chapare, en Bolivia, al este del departamento de Cochabamba, en las provincias Carrasco y Chapare. Mediante Decreto Supremo 22.940 del 11 de octubre de 1991 fue declarado como Parque Nacional Carrasco e incluye en sus límites al Santuario Cavernas del Repechón. Tiene una extensión de 622.600 hectáreas. El Parque Nacional Carrasco cuenta con gestión administrativa directa de la DNCB. Aún no existe el Plan de Manejo del Area, pero su Comité de Gestión se encuentra en conformación.

El parque se caracteriza por su fisiografía montañosa de profundos valles y pronunciadas pendientes. En la región norte el relieve pedemontano es colinado. Su altura oscila entre los 4.717 y los 280 m sobre el nivel del mar. Las cuencas más importantes corresponden a los ríos Iviruzu, Chimoré y Sajta-San Mateo. Principalmente se ubica en las subregiones biogeográficas de la Puna y Montañesa de Yungas.

El parque posee un clima frío en las partes más altas que se encuentran en la zona oeste y sur, y cálido en las zonas más bajas, situadas en la región norte. Gran parte del área se caracteriza por su elevada pluviosidad con extremos de precipitación que pueden superar los 5.000 mm anuales. Tiene un marcado gradiente altitudinal, lo que da lugar a la presencia de numerosos ecosistemas, con una marcada diversidad de flora y fauna. Los ecosistemas más importantes son la pradera altoandina húmeda, lagunas glaciales, bofedales y turberas, páramo yungueño, bosque nublado de ceja de yungas (perhúmedo), bosque húmedo y muy húmedo montano de Yungas, bosque pluvioso subandino (Perhúmedo), bosque muy húmedo pedemontano transición a basal y manchones de cardonales de Puya raimodii en el borde sur (Karayani).

El paisaje es montañoso, de gran espectacularidad, con profundos valles y cañones, ríos y cascadas, etc. Se conoce la existencia de más de 5.000 especies de plantas superiores. En la riquísima flora destacan los bosquecillos de Keñua (Polylepis spp.) en ambientes del páramo yungueño, Weinmannia boliviana, W. crassifolia, el nogal (Juglans boliviana), Gaultheria bracteata, Miconia theaezans, Podocarpus oleifolius, P. rusbyi, Eugenia sp., el aliso (Alnus acuminata), Bucconia frutescens, Clethra revoluta, Sambucus peruviana, varias lauráceas de los géneros Ocotea, Aniba y Nectandra, Brunellia boliviana, Clusia pseudomangle, Byrsonima indorum, la quin. (Cinchona officinalis), Myrica pubescens, Myroxylon balsamum, Protium bangii, Tetragastris altissima, Anadenanthera colubrina, Meliosma boliviensis, Ficus spp., Didymopanax morototoni, Gunnera sp., Aniba coto, el cedro (Cedrela odorata), la mara (Swietenia macrophylla), el palo maría (Calophyllum brasiliense) y más de 300 especies de orquídeas.

(Para más información sobre estas especies, véanse sus géneros correspondientes).

Al igual que la flora, la fauna es sobresaliente y destacan entre los mamíferos el oso andino u oso de anteojos, la taruca (Hippocamelus antisiensis), que anida en cavernas del interior del parque, el jucumari (Tremarctos ornatus), el jaguar (Panthera onca), el titi (Felis jacobita), el guácharo (Steatornis caripensis). Se estima que hay unas 800 especies de aves presentes en el parque, entre las cuales hay un gran número amenazadas como Asthenes heterura, Terenura sharpei, Leptasthenura andicola, Cnemarchus erythropygius, Catamenia homochroa, Idiopsar brachyurus, Tangara ruficervix, y endémicas como Simoxenops striatus, Grallaria erythrotis, Myrmotherula grisea.

Existen en la zona de influencia sitios arqueológicos como las ruinas incaicas de Incachaca e Incahuasi, así como caminos precolombinos y murallas en el interior en las regiones de Yungas de Vandiola y Yungas de Pojo; asimismo, en la zona de influencia, destacan poblaciones pintorescas de arquitectura colonial como Totora. La población originaria de la zona se cree que es un grupo de la étnia tuki. Existen informes no confirmados de la existencia de grupos de la etnia Yuracare incontactados en el interior del área. Actualmente la población de la región circundante es principalmente de origen campesino mestizo (migrantes de las tierras altas). Se estiman alrededor de 100 familias campesinas las que viven en el interior del parque. La accesibilidad al interior es relativamente difícil por el relieve y fácil hacia la zona de influencia.

Los principales atractivos del parque son las Cavernas del Repechón, las pozas naturales de los ríos San Rafael y San Mateo, las ruinas de Incachaca y la flora de Sehuencas. Existen servicios turísticos a trece kilómetros del Santuario de Vida Silvestre en la población de Tunari con alojamiento para más de 700 personas. Dentro del parque se puede realizar senderismo, canotaje, pesca, etc.

Las amenazas más preocupantes sobre el Parque Nacional Carrasco provienen de la invasión de colonos hacia la periferia, la explotación minera, la tala del bosque, la pesca con dinamita y la caza furtiva. Una amenaza de gran magnitud tiene su origen en la posibilidad de construcción de un oleoducto que cruzaría el parque, a través de terrenos subandinos con reconocida intensa actividad sísmica y microsísmica, además de una alta inestabilidad tectónica de los suelos por la elevada pluviosidad y las abruptas pendientes. La promoción de programas dirigidos a intensificar las actuales actividades turísticas, representaría un riesgo para la estabilidad de los ecosistemas y la calidad ambiental que ofrece el Parque.

Lino Sánchez-Mármol Gil.

Carrasco, Parque Nacional

Fuente: Britannica

So, what do you think ?