Atlas & Maps

Definición de Ciervo wapití o uapití

0

 [Zoología] Ciervo wapití o uapití (Cervus canadensis)

Mamífero artiodáctilo del suborden Rumiantes y perteneciente a la familia Cérvidos, como el ciervo común. Éste es uno de los ciervos más notables dentro de la familia, que tiene el cuerpo alargado y gracioso, las patas y el cuello delgados, la cola corta y la cabeza angulosa. También se conoce por el nombre de ciervo canadiense.

Los machos adultos se distinguen de otros rumiantes por las astas, que son estructuras óseas parecidas a los cuernos, pero que a diferencia de éstos se caen y vuelven a crecer cada año.

Se conocen trece subespecies que se pueden encontrar en el norte y oeste de Norteamérica, y en Asia en los montes Tien-Shan hasta Manchuria y Mongolia, Kansu y China; también se han introducido en Nueva Zelanda. Viven en los pastos que rodean los bosques en las regiones montañosas, y en verano tienden a subir más arriba. La agricultura les ha forzado a instalarse en hábitats más inhóspitos, por lo que muchos de ellos pueden perecer durante los duros inviernos.

Este ciervo tiene una altura hasta la cruz que varía de 130 a 152 cm, y puede llegar hasta 2,7 m de longitud y a 450 kg de peso; las hembras son un poco más pequeñas que los machos, con las astas que pueden tener hasta 12 puntas, muy ramificadas, y una envergadura de hasta un metro. El pelaje en verano es de color bayo claro, con la cabeza y las patas más oscuras, mientras que en invierno es más oscuro, con las partes inferiores grises; además, tienen una mancha en los cuartos traseros de color claro. Los jóvenes son moteados.

Se alimentan paciendo hierba o ramoneando brotes, ramitas, hojas, flores y frutas de hierbas, arbustos y árboles. La clase y cantidad de comida consumida viene determinada por las necesidades nutritivas del animal y por la disponibilidad de alimento: las mayores necesidades de energía y proteínas se dan en las hembras en la primavera y a principios de verano, durante el último tercio de la gravidez y el comienzo de la lactancia, mientras que en el macho se dan más tarde, cuando les crecen las astas y desarrollan los músculos del pescuezo al acercarse la época de celo.

Al ciervo wapití se le describe con frecuencia como primo del ciervo común, aunque suele ser de un tamaño mayor que éste; no existe separación geográfica entre estas especies en Asia, y ambas muestran considerables variaciones entre las subespecies que existen y las múltiples localizaciones, pero básicamente son similares entre ellas. Sin embargo, para diferenciar las distintas especies no sólo se atiende al rasgo del color, sino también a la vocalización de los machos en celo. Algunos especialistas también consideran las tres especies de ciervos almizclero, del género Moschus, como miembros de esta familia.

La llamada del ciervo wapití en celo es un sonido semejante al tremulante son del clarín: comienza en clave grave, se eleva con un sonoro agudo muy prolongado y termina abruptamente con un grito estridente seguido de unos cuantos gruñidos. Al igual que el ciervo común, reúne a las hembras en harén al principio del otoño y lucha por la posesión de su harén con los machos desafiantes. En la primavera siguiente, después de pasado un periodo de 249 a 262 días de gestación, las hembras abandonan los rebaños para ocultarse entre matojos y dar a luz. Normalmente, nace una sola cría que se yergue a los pocos minutos y puede correr a las pocas horas, a la cual la madre amamanta durante tres meses y que después comienza a comer por sí misma.

Los machos añojos, en algunas partes de América del norte, pueden engendrar la mayoría de las crías del año siguiente, porque muchos de los machos más viejos son cazados para obtener sus astas. La popularidad de la caza ha llevado al hombre a introducirlo en zonas nuevas como Australia y Nueva Zelanda.

Los indios norteamericanos cazaban en ocasiones a los ciervos wapití, acosándolos en partidas dispuestas en forma de media luna alrededor del animal; esta “danza del ciervo” se practicaba como deporte. También los indios mataban machos adultos por sus caninos superiores, que atesoraban como amuletos, y en estos casos el resto del cuerpo no lo utilizaban y se abandonaba a la putrefacción.

MJRA.

Ciervo wapití o uapití

Fuente: Britannica

So, what do you think ?