Atlas & Maps

Definición de Cítara

0

 (Del lat. cithara, y éste del gr.  sust. f. 

1. Instrumento musical de cuerda parecido a la lira, pero provisto de una caja de resonancia de madera: los antiguos vates recitaban sus odas acompañándose con el tañido de sus cítaras.

Sinónimos
Cítola, salterio, tiorba.

 (1)[Música] Cítara.

Instrumento musical similar a la lira, con caja de resonancia de madera y de forma trapezoidal o semicircular. El vocablo griego kithára penetró en la mayor parte de las lenguas europeas y supone el origen terminológico de gran número de cordófonos, independientemente de su estructura formal. La variante latina dio en occitano los términos sedra o cidra.

La primera documentación castellana de cithara la encontramos en poetas como Iñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, o Juan de Mena. En la antigüedad griega hubo dos clases de cítara, una de menor tamaño denominada cítara de “cura” y otra de formato mayor. En el siglo V a. C. llegó a contar con doce cuerdas y solía ser tocada por hombres. La primera lira grecolatina, cuyo antecedente debe buscarse en un instrumento llamado phórminx, emparentado con el tipo de liras que usaron los asirios. Éste, junto a la lira, llegó a convertirse en el instrumento más significativo de las culturas musicales de Grecia y Roma. En Roma, que tuvo tres grandes influencias musicales: la etrusca, la griega y la oriental, la cítara gozó de gran implantación y ocupó un lugar privilegiado dentro de la música culta. Nerón (37-68) fue un gran aficionado a la música, y gustaba especialmente del canto y de la cítara.

La cítara, propiamente dicha, era de origen etrusco y su aspecto exterior era más esbelto que el de la phórminx. Se trataba de un cordófono de construcción sólida, en forma de herradura, cuya caja de resonancia estaba cubierta por una fina tabla armónica de madera. Del resonador salían dos brazos recios que quedaban unidos por travesaño que, a su vez, albergaba una especie de clavijas para tensar las cuerdas. Por lo general, la cítara estaba elaborada artísticamente y solía llevar incrustaciones de metales nobles, al contrario de la lira, que era más sobria. Los citaristas o citaredos eran músicos profesionales, mientras que la lira era tañida por aficionados.

Durante la decadencia del Imperio Romano, su uso se extendió por los territorios meridionales del continente, pero con las invasiones nórdicas del siglo V por parte de pueblos portadores de otros instrumentos, prácticamente desapareció; sin embargo, subsistió de forma minoritaria un tipo de cítara medieval, más evolucionada, hasta su desaparición definitiva entre los siglos XII y XIII. Posteriormente, fue muy frecuente aplicar la expresión cítara de arco a la viola de brazo o a la viola de gamba.

La caja de resonancia estaba cubierta por una fina tabla armónica de madera. Del resonador salían dos brazos recios o pecheys que quedaban unidos por un zygón o zygós, travesaño con unas varillas giratorias de madera, a modo de clavijas, para tensar las cuerdas. En España durante el siglo XVI, hubo un instrumento conocido con el nombre de cítara o cítola, que tenía las siguientes características: su resonador era ligeramente almendrado y achatado, con espalda plana y arcos gradualmente ensanchados hacia el mástil; la tapa armónica estaba provista de una roseta y el diapasón se dividía por trastes metálicos; el clavijero era muy esbelto y estaba rematado por una voluta o por una cabeza tallada; dicho clavijero estaba atravesado por clavijas laterales y, durante el siglo XVII, se le añadieron otras frontales.

Es famoso el ejemplar de 1700 de Joachim Tielke, conservado en el Victoria and Albert Museum de Londres (característico por la forma acampanada de su caja de resonancia).

El compositor que más atención le otorgó a la cítara en el siglo XVI fue Sixt Kargel, un laudista discípulo de Francesco da Milano (1497-1543) que estaba al servicio del príncipe de Estrasburgo. A Kargel se le deben Carmina Italica (1569) y Renovata cythara (1569). Sin embargo, su época dorada declinó a finales de este siglo. Ya en el año 1713, Johann Mattheson anunciaba su decadencia que, efectivamente, le hizo desaparecer en las últimas décadas del siglo XVIII.

Hay distintos tipos de cítaras, como son:

- Cítara ánglica: su contorno es marcadamente achatado, en contraposición a la cítara teutónica, también llamada rota germánica o Allemannische rotte. La caja, los brazos y el travesaño forman un solo cuerpo. El número de cuerdas oscila entre siete y doce. El puente es considerablemente alto y la tapa armónica presenta dos o más oídos circulares. Las clavijas insertadas en el travesaño son posteriores. Este instrumento es citado y reproducido en un manuscrito de la Abadía de San Blas, que data de los últimos años del siglo XII.
- Cítara de teclado: provista de un teclado ideado por el constructor Ch. Clauss en 1783. En su segunda acepción, las teclas hacían vibrar la cuerda por medio de un mecanismo de martillos inspirado en el del forte-piano.
- Cítara hispánica: cedra.
- Cítara teutónica: rota germánica.
- Cítara tirolesa: Scheidholt.
- Cítara germánica: hacia 1525, J. Schlumberger publicó en Maguncia un libro dedicado a este instrumento que llevaba el título de Cythare germanice talulatiere.
- Cítola: del latín, cithara. Cordófono punteado de caja, con entalladuras y espalda plana, con aros gradualmente ensanchados hacia el mango. Nombre con el que se designó a la cítara también durante el siglo XVI.

Cítara

Fuente: Britannica

So, what do you think ?