Atlas & Maps

Definición de Deuda

0

 (Del lat. debita, neutro plural de debitum, ‘débito’); sust. f.

1. Obligación que alguien tiene de pagar, satisfacer o reintegrar a otro una cosa, por lo común, dinero: no me gusta tener deudas, así que aquí tienes las mil pesetas que me dejaste.
2. Obligación moral contraída con otro: me ha ayudado tanto con mis estudios que no sé cómo pagarle la deuda que tengo con ella.
3. Pecado, culpa u ofensa: perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores… (del Padre Nuestro).

Modismos
Acostarse sin deuda y amanecer con ella. Se aplica a las obligaciones diarias, como el rezo de los sacerdotes.
Contraer deudas. Quedar o hacerse deudor.
Deuda amortizable. La del Estado que se ha de amortizar en los plazos previstos por la ley que autoriza su emisión.
Deuda consolidada. La pública de carácter perpetuo, cuyas inscripciones o títulos poseían una renta fija.
Deuda exterior. La pública que se paga en el extranjero y con moneda extranjera.
Deuda flotante. La pública que no está consolidada, y que puede aumentar o disminuir todos los días por estar compuesta de vencimientos a término fijo y de otros documentos aún no definitivamente arreglados.
Deuda interior. La pública que se paga en el propio país con moneda nacional.
Deuda perpetua. Aquella cuyo capital no es exigible nunca.
Deuda pública. La que el Estado tiene reconocida por medio de títulos que devengan interés y a veces se amortizan.
Deuda tributaria. Cantidad total que el sujeto pasivo ha de pagar en favor de la hacienda pública como consecuencia de la aplicación o exacción de un tributo.

Sinónimos
Obligación, compromiso, responsabilidad, débito, adeudo, deber, pasivo, saldo, déficit, trampa, crédito, préstamo, insolvencia, quiebra, pecado, culpa, engaño, ofensa.

Antónimos
Superávit. activo, pago, inocencia.

 (1) [Economía]

Suma de dinero, bienes o servicios que una persona, organización o país debe a otra.

La razón para que se contraiga una deuda se encuentra en la desproporción entre la cantidad que se necesita y de la que se dispone. Ante esta circunstancia, parece ineludible la toma de alguna decisión. En el caso de que se trate de una economía doméstica, si el ahorro no es suficiente para cubrir las necesidades de consumo o inversión, se produce un desahorro. Entonces, la unidad económica deficitaria se ve obligada a incurrir en deudas.

En el caso de una empresa, para la financiación de la actividad o para realizar inversiones, puede elegir entre la financiación con recursos propios o ajenos puede inclinarse por la segunda, según sean las características particulares de la inversión. Estas deudas se presentan de diferentes formas: créditos comerciales, líneas de crédito, préstamos o préstamos sindicados en forma de emisión de obligaciones, entre otros.

A un país también se le puede presentar una situación en que los gastos sean superiores a los ingresos. El déficit generado debe ser financiado y una de las formas es por medio de la emisión de deuda pública.

Además, existe un fenómeno especial en los países en vías de desarrollo desde los años setenta conocido como “el problema de la deuda externa”, generado por la morosidad en que han incurrido muchos países, tras la adquisición de préstamos con instituciones y gobiernos del resto del mundo.

Deuda Pública

La deuda pública corresponde a una forma de financiación por parte del estado, en la que éste emite títulos que formalizan o instrumentan un préstamo. La deuda pública responde a la necesidad por parte del estado y de los organismos autónomos de financiar el déficit público. Ante esta circunstancia, entre las formas de financiación del déficit, la emisión de deuda es la que resulta más adecuada para la consecución de los objetivos de la política económica.

Los títulos de deuda pública suponen que durante un tiempo determinado los suscriptores de ésta recibirán un interés explícito de forma periódica hasta que, en el momento de la amortización, se les abone el valor de reembolso que incluye el nominal del título-valor junto a un interés implícito. Estas características generales pueden modificarse por una amortización anticipada o por una emisión de deuda pública perpetua.

Los tipos de deuda que se emiten en España por parte del estado se dividen en letras del tesoro, obligaciones y bonos. En España, las letras tienen un plazo máximo de amortización de tres años, los bonos de cinco y las obligaciones se emiten con una amortización mayor a cinco años. Desde enero de 1999, toda la deuda pública emitida en España esta valorada en euros, para lo que fue necesario redenominar toda la deuda pública viva que existía en ese momento. Véase Bono, financiación del déficit público en déficit y deuda pública en hacienda pública.

La Deuda externa

La deuda externa se considera un fenómeno de economía internacional relacionado con la deuda adquirida por los países pobres, por cualquier concepto, con los países ricos.

El origen del problema de la deuda externa parte del exceso de petrodólares que siguió a la crisis de los años setenta, el cual condujo a una concesión de créditos indiscriminada a los gobiernos de los países en vías de desarrollo. Éstos, mal utilizados, al aumentar los tipos de interés al final de la década de los años setenta y principios de los años ochenta, provocaron un incremento de la morosidad.

Las deudas las adquieren los países con la banca internacional, con los gobiernos (a través de créditos al desarrollo o porque estos actúan como avalistas en créditos de exportación) y con organismos multinacionales como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional.

La deuda externa es una restricción considerable en el desarrollo de los países prestatarios, puesto que el pago anual al que se encuentran sometidos supone una partida importantísima de sus presupuestos. Financieramente, el efecto de la deuda es perverso, puesto que crea restricciones en los mercados financieros, en las inversiones internas y aumenta la inestabilidad en los países deudores (pendientes de fluctuaciones en los tipos de cambio, de interés y con el constante peligro de la devaluación).

En torno al problema de la deuda, se han llevado a cabo muchas conversaciones sobre la gestión, los efectos y la resolución de ésta. Las principales fórmulas a las que se ha llegado para aliviar el peso de la deuda, que se aplican sólo sobre la deuda multinacional, son: la renegociación de la deuda; el diferimiento del pago en el tiempo; la refinanciación de la deuda con nuevos créditos; la conversión de la deuda en inversiones en el país, o la condonación. A lo largo de los años noventa, los alivios sobre la deuda se han incrementado, pero para llegar a este trato, los países deben seguir antes las directrices del Fondo Monetario Internacional. También se ha realizado un plan especial para los países altamente endeudados, que está vigente desde septiembre de 1996. Todo ello es objeto de negociación y de reclamaciones constantes por parte de los países pobres que buscan la senda del crecimiento sostenido.

JLG

DEUDA

Fuente: Britannica

So, what do you think ?