Atlas & Maps

Definición de Micosis

0

 (Del gr. mÝkh ‘hongo’ y -osis ‘enfermedad’); sust. f. [Nota: El plural es igualmente micosis.]

1. Infección producida por ciertos hongos parásitos.

 [Patología] Micosis

Con el término “micosis” se hace referencia a un conjunto de enfermedades originadas por hongos patógenos, es decir, con capacidad de causar infección. Todas las micosis son enfermedades infecciosas y algunas de ellas, que se localizan en la epidermis, en la dermis o en las mucosas, son además contagiosas.

Las infecciones por hongos en los individuos sanos no suelen tener graves repercusiones y, por lo general, se limitan a afectar a la piel, al cabello y a las uñas. Por el contrario, en las personas inmunodeprimidas suelen revestir mayor gravedad.

En función de su localización las micosis se pueden clasificar en:

-Micosis oportunistas, es decir, producidas por hongos no patógenos, responsables de infecciones tanto superficiales como profundas. Entre éstas se encuentran la aspergilosis, la candidiasis y la mucormicosis. Estas infecciones son típicas de individuos con su sistema inmunológico alterado.

-Micosis profundas o generalizadas entre las que se encuentran la criptococosis, la histoplasmosis, la coccidioidomicosis, la paracoccidioidomicosis y la blastomicosis.

-Micosis subcutáneas, de las que destacan el micetoma o maduromicosis, la esporotricosis, la cromoblastomicosis y la rinosporidiosis.

-Micosis superficiales, como la dermatomicosis (tiñas, pie de atleta, onicomicosis) y la ptiriasis versicolor.

Las micosis pueden ser de distribución universal como la esporotricosis, los micetomas, la candidiasis y dermatomicosis o tiñas; o bien de distribución regional como la coccidioidomicosis, la paracoccidioidomicosis y la blastomicosis norteamericana.

Las vías de transmisión de las micosis pueden ser varias: del ambiente al hombre, directa de persona a persona, de animales a hombres, por instrumentos, por vía respiratoria, por contacto, por traumatismos, etc.

El que se desarrolle una micosis depende de diferentes factores tales como la susceptibilidad individual, la edad, el sexo, etc. Los pacientes inmunodeprimidos, los que tienen una disminución en la funcionalidad de los leucocitos o los que reciben tratamiento con corticoides o agentes citotóxicos (trasplantados, enfermos de cáncer, pacientes con alteraciones metabólicas -diabetes- o inmunológicas -SIDA-, alcohólicos, adictos a drogas por vía parenteral, etc.) tienen un riesgo mayor de adquirir infecciones por hongos.

El periodo de incubación puede oscilar entre días o semanas hasta años, como en el caso de algunas micosis profundas.

Los hongos no producen toxinas en el interior del organismo al que parasitan, y pocas veces lo hacen en los alimentos provocando trastornos gastrointestinales. La mayor parte de las veces producen en el individuo un estado de hipersensibilidad hacia los componentes del hongo con producción de anticuerpos.

(Véase alergia)

Los síntomas de una micosis suelen ser atípicos e inespecíficos. Normalmente aparecen fiebre, sudoración nocturna, pérdida de peso y fatigabilidad.

El diagnóstico de las micosis se realiza mediante la observación directa al microscopio de tejidos, secreciones o excreciones, el cultivo, la inoculación en animales de laboratorio y la determinación de anticuerpos circulantes en la sangre.

En cuanto al tratamiento de estos procesos se dispone de varios medicamentos antifúngicos o antimicóticos, como la griseofulvina, la nistatina, la anfotericina B, el fluconazol y el itraconazol.

Temas relacionados

Enfermedades infecciosas.

Bibliografía

DIVO, Alejandro: Microbiología Médica. 4ª ed. Ciudad de México: Interamericana-McGraW-Hill, 1990.
FARRERAS y ROZMAN.: Medicina interna. Edición en Cd Rom. 13ª Edición.
KONEMAN, Elmer W., et al.: Diagnóstico microbiológico. Texto y atlas color. 5ª ed. Buenos Aires. Editorial Médica Panamericana. 1999.

ATF

 [Botánica] Micosis vegetal.

Los hongos son, junto a los insectos, los principales causantes de enfermedades en las plantas. Pueden ser ectoparásitos, cuando se desarrollan en el exterior de la planta, como el oidio, o endoparásitos, cuando viven en el interior de la planta, como el mildiu. Los ectoparásitos disponen de unos órganos chupadores, denominados haustorios, que penetran en los tejidos, y los endoparásitos desarrollan su micelio en los espacios intercelulares.

Las enfermedades producidas en las plantas pueden ser agudas, cuando alcanzan en un corto periodo de tiempo una intensidad máxima, y éstas se suelen dar en vegetales herbáceos, con tejidos tiernos y ricos en agua y en condiciones ambientales muy favorables, tal como ocurre con los mildiu. Pueden ser subagudas, cuando el período de tiempo es algo más dilatado, como es el caso de los oidios. O pueden ser crónicas, cuando el período de tiempo para alcanzar su máxima evolución es muy largo o cuando son soportadas por el vegetal sin daños graves para su actividad general, es el caso de muchos hongos de la madera.

Entre las enfermedades localizadas en hojas, ramas, etc., destacan las producidas por los hongos del género Pythium, Plasmopora y Phytopthora. El mildiu es una de las más importantes. Estos hongos producen en el envés de las hojas una vellosidad blanco-grisácea formada por gran cantidad de conidióforos. En el haz, y correspondiéndose con la vellosidad del envés, aparecen unas manchitas amarillentas que se van oscureciendo poco a poco, hasta alcanzar un color atabacado. Las enfermedades denominadas “mal blanco” son producidas por hongos del género Albugo. Atacan especialmente a plantas de la familia Crucíferas. Originan sobre las hojas una especie de pústulas que una vez rotas esparcen un polvillo blanco formado por infinidad de conidias. Son especialmente sensibles las plantitas jóvenes. Los oidios son hongos Ascomycetes ectoparásitos que forman colonias más o menos redondeadas de aspecto blanco y pulverulento. Se desarrollan con climas secos y una ligera humedad, al contrario que los “mildiu”, que necesitan siempre una humedad alta. Entre los géneros más importantes destacan Sphaerotheca, Podosphaera, Erysiphe y Uncinula.

Las antracnosis afectan a judías, vides y rosales, y están causadas por hongos de los géneros Colletotrichoum y Gleosporium; las alternariosis, que se manifiestan por manchas negras en las hojas, están causadas por hongos del género Alternaria. La cladiosporiosis está causada por hongos del género Cladosporium; y la septoriosis, manifestada por manchas circulares, la producen hongos del género Septoria. Otras de las enfermedades bien conocidas producidas por hongos de los géneros Puccinia, Uromyces y Phragmidium, entre otros, son las royas. Éstas se caracterizan por la presencia de pústulas en las hojas y manchas amarillentas, anaranjadas o rojizas formadas por los “soros” del hongo. En la mayoría de los casos, la humedad es un factor que favorece la infección.

Entre las enfermedades vasculares destacan la fusariosis, causada por Fusarium, que hace que la planta se marchite y adquiera coloración amarillenta debido a la obstrucción de los vasos conductores, y la verticilosis, causada por Verticillium. Existen diversas enfermedades destructoras de los cereales y caracterizadas por grandes masas pulverulentas de esporas oscuras sobre los órganos de las plantas; son los tizones producidos por hongos del género Ustilago.

Las raíces y los bulbos se ven afectados por Sclerotinia y Botrytis, que producen masas de micelio muy apretadas denominadas esclerocios y son la causa de enfermedades tales como el “moho gris” (Botrytis cinerea), o el “mal del esclerocio”. Rhizoctonia produce necrosis en las raíces y podredumbres en el cuello de la planta y en aquellos órganos en contacto con el suelo. La enfermedad denominada “podredumbre blanca de las raíces” está producida por un hongo del género Armillaria, que ataca a buen número de árboles y se caracteriza por un color amarillento de las partes atacadas.

Temas relacionados

Plantas: plagas y enfermedades.

MICOSIS

Fuente: Britannica

So, what do you think ?