Atlas & Maps

Definición de Modelado terrestre

0

 [Geomorfología]

Conjunto de formas del relieve terrestre que configura un sistema morfogenético (véase morfogénesis) y cuyo desarrollo necesita obligatoriamente la puesta en acción de un agente o proceso de erosión. Por el contrario, las morfologías estructurales se rigen por el comportamiento litológico y tectónico. Se suele aplicar la denominación de formas mayores para aquellas morfologías cuyo elemento fundamental es la estructura interna y el de formas menores para aquéllas cuyo factor principal es el modelado, es decir, un agente externo.

Así todo paisaje se configura a partir de formas actuales y formas heredadas (también denominadas paleoformas que surgieron a partir de sistemas erosivos ya inactivos y dominantes en los dominios en biostasia). Cuando todo el conjunto de formas que dan lugar a un paisaje son consecuencia de un determinado tipo de erosión se habla de modelado específico. Cuando, por el contrario, en el paisaje domina la multiplicidad de formas heredadas se habla de modelado poligénico ya que son consecuencia de variados procesos de erosión o de sucesivas crisis morfogenéticas y se emplea en oposición al modelado monogénico (muy reducido sobre la superficie terrestre). Luego estarían las formas actuales o vivas, dominantes en los dominios en rexistasia (falta de equilibrio entre aquellos factores que influyen en el medio, es decir, clima, vegetación y suelo); dicha falta de equilibrio condiciona la mayor efectividad de los agentes de erosión.

Generalmente se suele diferenciar entre dos grandes sistemas de modelado: el de disección y el de aplanamiento. El modelado de disección suele caracterizar aquellos relieves favorecidos por el desarrollo de valles con empinadas vertientes, como sucede a causa del poder incisivo de los cursos fluviales (de ahí que en muchas ocasiones se califique directamente como “modelado fluvial”), y el de aplanamiento que tiende a crear formas terrestres más bien llanas, sin grandes contrastes altitudinales, como sucede en el caso de los glacis y de las penillanuras. En este caso se favorecen los procesos de vaciamiento y aireación del relieve, hecho que favorece que a todo este conjunto de formas se las tienda a agrupar bajo la denominación de formas areolares (del latín area, ‘tierra continua’).

Principales tipos de modelados

Existe otra clasificación que se realiza atendiendo al agente erosivo que desencadena dichas formas; así nos encontramos con el modelado costero o litoral, con el modelado fluvial, eólico, glaciar, kárstico, etc.

Modelado costero

Es un tipo de relieve característico que se desarrolla en las zonas de costa y que aparece como resultado de los caracteres propios que imprimen al relieve la coincidencia de la atmósfera, la hidrosfera y la litosfera en una interfase.

El modelado costero se define, entonces, por toda una serie de morfologías creadas a partir de la acción erosiva del mar, o más específicamente del oleaje (véase ola). Dichas morfologías reciben la denominación de primarias o iniciales cuando la acción marina tiene un grado de actuación mínimo, y secundarias, cuando dicha acción marina es la causante principal de las formas dominantes. Aparece entonces la costa como un tipo de dominio geomorfológico que viene influido por la acción activa y directa de las fuerzas marinas.

(Para más información véase el apartado Relieve costero o litoral desarrollado en el artículo Relieve Terrestre y los apartados Ambientes de sedimentación transicionales (marino – continentales) y Acción geológica de la hidrosfera, desarrollados, respectivamente, en los artículos Sedimentación y Erosión).

Modelado fluvial

Aparece estrechamente relacionado con el modelado de disección puesto que la principal labor erosiva de los cursos fluviales es diseccionar (o abrir) todos aquellos terrenos por los que discurren; se forman así cañones y desfiladeros. Muchos son los factores que influyen en la capacidad erosiva de estos cursos de agua, y éstos van desde el caudal hasta la naturaleza litológica de los sustratos por los que circula, pasando por la cantidad de materiales transportados de fondo. El resultado en el relieve se muestra por todo un conjunto de vertientes escarpadas que pueden aparecer relacionadas (aunque no siempre) a las labores de profundización del talweg.
(Para más información véase el apartado Fisiografía desarrollado en el artículo río).

Todos los cursos fluviales reducen su acción erosiva a una franja muy estrecha del terreno, condicionada por la denominada erosión lineal.

Modelado eólico

Es aquél donde el viento es el principal agente erosivo, esencialmente centrado en los dominios secos o áridos; trabaja sobre todo en aquellos ámbitos en donde la cobertura vegetal es escasa y se ayuda, para incidir sobre las superficies rocosas, de todos los materiales que conlleva en suspensión. Aunque el viento sólo puede desplazar materiales de granulometría más bien fina, es capaz de producir auténticas depresiones o excavaciones sobre el terreno (nidos, taffonis, etc) cuando ataca superficies deleznables. Como consecuencia favorece la aparición de aspectos satinados y picoteados en los cantos sobre los que actúa. El modelado eólico se caracteriza principalmente por la variedad de formas de acumulación que se forman al decantarse todos los materiales anteriormente arrancados y transportados. La deflación y la corrasión eólica también generan todo un conjunto de morfologías redondeadas esculpidas sobre rocas cristalinas como pueden ser el gneis o el granito, se trata de los denominados panes de azúcar (muy usuales en Brasil). Dentro de las formas de acumulación nos encontramos con las dunas móviles o barjanas, con las nebkas, con los ergs o campos de dunas, etc.

Modelado glaciar

Todos los glaciares actuales, tanto los que se encuentran en las altas montañas así como los grandes casquetes polares (también denominados inlandsis) son enormes masas de hielo resultado de las frías condiciones climáticas que reinaron desde mediados de la era cuaternaria. El modelado resultante de la presencia y desplazamientos de estas masas de hielo se expandió a gran velocidad por inmensas regiones como consecuencia de su poder erosivo (véase abrasión) cuando arrastra en el seno de dicha masa de hielo gran cantidad de materiales (en estos casos se habla de hielo negro o sucio) . De este modo, la presencia de estas masas de hielo provocaron y siguen provocando un modelado esencialmente de morfologías cóncavas. Los glaciares de montaña, en su avance, generan unos típicos valles en forma de U que también reciben la denominación de artesa glaciar, al igual que cubetas de sobreexcavación (en donde se crean todo un conjunto de lagos cuando las temperaturas son tales que favorecen cierto deshielo), etc. Cuando las masas de hielo se encuentran próximas a cordilleras costeras es muy usual la formación de numerosos fiordos (artesas glaciares ocupadas por el mar), tal y como sucede en amplias zonas de Noruega, en Groenlandia, en Alaska o en Nueva Zelanda (véase Parque Nacional de Fiordland). Como puede verse, los glaciares condicionan de manera fundamental las formas del relieve como consecuencia de las formas de esculpido (fisuras, grietas, surcos, etc) y de acumulación (véase morrena y drumlin) que provocan. Este tipo de modelado no está incluido en ninguno de los dos grandes tipos de modelado nombrados anteriormente, es decir, no se trata ni de un modelado de aplanamiento ni de disección (lo mismo sucede con el eólico).
(Para más información véase el artículo Erosión glaciar).

Modelado kárstico

Se genera siempre y cuando las calizas compactas ocupan un puesto destacado en el conjunto del relieve, es decir, cuando den lugar a espesores importantes. Este tipo de modelado, influido directa y fundamentalmente por el agua de infiltración, destaca por unas características que no se desarrollan en ningún otro dominio. Son múltiples los escarpes rocosos, los valles, las depresiones de características cerradas, etc. Los paisajes más curiosos y que más han llamado la atención se encuentran en el norte de Yugoslavia, en la región del Karst (o Carso ilirio). Esta zona ha sido tomada como prototipo del denominado “modelado kárstico”, en donde dominan las dolinas (también llamada torca), las uvalas, los poljés, los lapiaces, etc. La caliza responde de manera muy específica ante el contacto con el agua ya que se disuelve; la disolución de los carbonatos está ligada al equilibrio existente en la reacción entre carbonatos y bicarbonatos. Este tipo de modelado desarrolla morfologías tanto en superficie (o exokarst), como subterráneas (o endokarst), como son las cavernas, simas, grutas, conductos verticales, travertinos (estalactitas, estalacmitas, órganos, banderas, etc.).
(Para más información véase el artículo Karst).

MODELADO TERRESTRE

Fuente: Britannica

So, what do you think ?