Atlas & Maps

Definición de Música popular

0

 Música creada a partir del siglo XVIII y difundida de forma masiva cuya finalidad suele ser el entretenimiento. Difiere de la música folclórica en que aquélla no pertenece a un grupo étnico específico ni se transmite de forma oral. También se aparta de la música clásica al plantear menos exigencias tanto a intérpretes como a oyentes.

Orígenes

La música popular comenzó a desarrollarse en los países anglosajones (Gran Bretaña y Estados Unidos) por ser éstos los que comenzaban a industrializarse con mayor rapidez. Su florecimiento está estrechamente ligado al surgimiento de una clase media interesada en la cultura, así como a los avances en la industria de la edición de partituras y a la producción en masa de instrumentos musicales de uso doméstico tales como la guitarra o la concertina.

En Gran Bretaña, la popularidad alcanzada por las canciones del género teatral denominado Ballad Opera a mediados del siglo XVIII contribuyó a que los aficionados compraran las partituras de dichas melodías para interpretarlas en sus hogares. Entre los compositores que más popularidad alcanzaron en la época cabe citar a Samuel Arnold, James Hook y Thomas Arne, autor de los ciclos de canciones titulados Lyric Harmony (1745-46), escritos para ser interpretados en los jardines Vauxhall de Londres. También los arreglos de canciones tradicionales de Escocia e Irlanda se integraron en el repertorio británico de música popular a partir del siglo XVIII, si bien el género alcanzó su máximo esplendor en el siguiente siglo con la aparición de figuras como la del compositor y poeta escocés Robert Burns o la del irlandés Thomas Moore.

Pero sin duda, el invento del gramófono en 1897 por Emil Berliner fue uno de los hechos decisivos para el desarrollo de la música popular. Este artefacto, mucho más sencillo de usar que el viejo fonógrafo inventado por Edison, utilizaba discos de 78 rpm y proporcionó la fama a cantantes como Bessie Smith, que vendió un gran número de copias en ese formato.

En Estados Unidos, la forma de expresión teatral conocida como minstrel fue la que dio lugar a la aparición de cientos de melodías que adquirieron popularidad enseguida, tanto en América como en Europa. Pero lo cierto es que el minstrel primitivo, con una gran carga racista, fue desapareciendo progresivamente para dar paso a espectáculos de vaudeville y a los variety shows, géneros más dignos en los que décadas más tarde iniciarían sus carreras cantantes y bailarines tan famosos como Sammy Davis Jr.

En Estados Unidos fue también de gran importancia la creación del banjo, instrumento utilizado por los esclavos negros para imitar los sonidos de la música tradicional africana, así como la aparición de una figura esencial para el desarrollo de la música popular en ese país: Stephen Collins Foster, autor de temas como los archiconocidos “Oh Susana”, “My Old Kentucky Home”, “Old Black Joe” o “Jeanie With The Light Brown Hair”. En ellos mezclaba con maestría los elementos de las melodias tradicionales europeas con el estilo de los ya citados minstrels norteamericanos. Tras él, una primera generación de compositores de canciones entre los que destacan los nombres de Harry von Tilzer o Paul Dresser alcanzaron la fama en el área de Nueva York.

La música popular entre 1900 y 1950

En la última década del siglo XIX nacieron estilos musicales como el ragtime o el cakewalk, ambos de carácter afroamericano. Ya en el siglo XX, la moda del ragtime gozó de gran popularidad tanto en Estados Unidos como en Europa. Literalmente, el término significa “ritmo sincopado” (ragged time); se trataba de una música para piano de compleja estructura técnica en la que se combinaban elementos armónicos europeos con conceptos rítmicos afroamericanos. La capital del rag fue la sureña Sedalia, en el estado de Missouri. La razón principal de esta capitalidad obedece a que allí residió el tejano Scott Joplin, pianista, compositor y máximo representante del ragtime.

A partir de 1910, una nueva hornada de compositores de melodías se hizo popular en Norteamérica. Entre ellos destacaron Irving Berlin, George Gershwin, Jerome Kern y Cole Porter, cuyas canciones trataban temas urbanos y eran melódica y armónicamente más sofisticadas que las de sus predecesores. Las piezas de estos compositores alcanzaron gran difusión debido a la aparición de la radio y del fonógrafo y gracias a los musicales de Broadway. A partir de ese momento fue posible para muchos escuchar en el hogar sus canciones favoritas sin necesidad de interpretarlas con el piano u otros instrumentos. Sin duda, el afianzamiento de la industria musical de la canción popular con sede en la calle 28 Este de Manhattan (Nueva York), más conocida como Tin Pan Alley, fue un hecho clave para el desarrollo de la canción urbana. Su estilo cautivó a varias generaciones de estadounidenses y europeos desde finales de 1800 hasta la llegada del rock and roll (véase Música Rock Roll) en la década de los años sesenta.

En esta primera mitad del siglo XX, la música tradicional de los blancos angloamericanos, llamada música country o hillbilly, se difundió por todo el oeste norteamericano principalmente a través de programas de radio. A lo largo del tiempo, desde las primeras grabaciones de la Carter Family y de Jimmie Rodgers, a mitad de los años veinte, el country ha desarrollado muy diversos estilos: bluegrass (Hillbilly en el que impera una instrumentación acústica con la mandolina y el banjo como protagonistas), western swing (fusión de jazz y hillbilly, cuya máxima figura fue Bob Wills), honky-tonk (estilo aparecido a finales de los treinta, con las primeras presencias de instrumentos electrificados -bajo y guitarra- que tiene a Hank Williams como figura fundamental), cajún (música tradicional de las zonas pantanosas de Louisiana, interpretada en una mezcla de francés arcaico y lengua inglesa) y country-rock (estilo surgido a mitad de los años sesenta por la influencia del rock and roll).

Asimismo, tanto el jazz como el blues se dieron a conocer en toda Europa y entre la población blanca estadounidense. Además, tras la segunda contienda mundial, la bajada del precio de los transistores y fonógrafos facilitó aún más la difusión de los diversos estilos musicales que integraban el universo de la música popular.

La música popular a partir de 1950

En 1955, Bill Haley lanzó al mercado su canción “Rock Around The Clock”, que triunfó comercialmente con más de 700.000 copias vendidas. Con ella nació el rock and roll, un género musical cuyos orígenes se hallaban tanto en los estilos afroamericanos como en la tradición musical angloamericana. Esta nueva música caló enseguida entre la población juvenil de todo el mundo, dados su desenfado y simplicidad tanto melódica como textual, y muy pronto surgieron grandes estrellas de este género como el célebre Elvis Presley. A partir de 1960, la aparición de nuevos estilos musicales inspirados en el recién creado rock and roll se produjo a gran velocidad: Joan Baez y Bob Dylan popularizaron el folk-rock y la canción protesta, y otros como Barbra Streisand siguieron cultivando el estilo melódico creado en la época de Tin Pan Alley.

Como respuesta al rock and roll, pronto surgió el pop de la mano de grupos como los Beatles, que se convirtieron en un verdadero fenómeno esencial en la música popular. Con su estética recatada y discreta lideraron el mercado del disco en la década de los años sesenta y aún hoy se les considera los embajadores de la música pop por antonomasia. Entre los norteamericanos de color calaron los ritmos y melodías del soul y del funk, y a partir de 1965 algunas de estas tendencias acabaron fundiéndose en el rock. Tampoco los países del bloque comunista de Europa del Este se resistieron a la influencia del rock y el pop, si bien estas corrientes tuvieron que difundirse allí de manera clandestina. En el tercer mundo se desarrollaron estilos musicales propios como el reggae jamaicano o el highlife de África occidental.

En la década de los años setenta, y estrechamente unidos a los avances tecnológicos, nacieron el punk y el heavy metal, y una vez en la siguiente década muchos otros estilos se fragmentaron para dar pie a la aparición de movimientos como el tecnopop, el rap o el hip-hop. También en los años ochenta comenzaron su andadura diversas cadenas de televisión, como la estadounidense MTV, que se encargaron de catapultar a la fama a las nuevas estrellas de la música popular.

La música popular en España y Latinoamérica

España y Latinoamérica recibieron la influencia directa de los ritmos y grupos creados en Estados Unidos y Gran Bretaña, si bien los compaginaron, fusionándolos en ocasiones, con el patrimonio musical autóctono que ya poseían. Asimismo, ciertos ritmos latinoamericanos como el tango, la rumba y el mambo hicieron furor en los salones de baile europeos y norteamericanos.

En España es esencial la presencia de la copla, una modalidad de canción extensa, narrativa y no tradicional asociada al repertorio de cantantes profesionales, a escenarios teatrales y a la difusión a través de los medios de comunicación de masas. La copla española conoció su edad de oro entre 1920 y 1970 aproximadamente y tuvo entre sus más conocidos exponentes a Estrellita Castro, Concha Piquer, Antonio Molina y Lola Flores, si bien en la actualidad cantantes como Isabel Pantoja siguen cultivando este género, también llamado “canción española”.

Otro fenómeno importante dentro de la música popular en España fue la canción de autor, surgida a mediados de la década de los años sesenta y cuyos referentes más claros se encontraban en la canción protesta norteamericana. En Cataluña se consolidó bajo el apelativo de Nova Cançó, y entre sus representantes más célebres se encontraban Guillermina Motta, María del Mar Bonet, Joan Manuel Serrat y Lluis Llach. Este movimiento entró rápidamente en contacto con la oposición antifranquista y con los cantautores que, como Paco Ibáñez o Hilario Camacho, se habían entregado a idéntica empresa reivindicativa en el resto de España.

En Latinoamérica, el movimiento de la nueva canción surgió como reflexión tras el estallido de la Revolución Cubana y el intervencionismo estadounidense. Esta corriente musical persiguió la creación de nuevos lenguajes sin descuidar los de la canción tradicional, así como la protesta ante las injusticias sociales y políticas. Entre sus representantes más notables cabe citar a los chilenos Violeta Parra y Víctor Jara y a los cubanos Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, estos últimos adscritos al movimiento de la Nueva Trova Cubana.

Además de la nueva canción surgieron otros estilos musicales como la Nueva Ola chilena, que asimilaba las corrientes musicales norteamericanas del siglo XX y las adaptaba al gusto del país, y que dio lugar más tarde a variantes como el “rock cebolla” y el “rock chileno”.

Por último, es necesario nombrar el bolero, aparecido en el siglo XIX y cuyo origen como canción se cree que tuvo su inicio en Cuba. Desde allí se extendió probablemente a otros países caribeños y se desarrolló después por toda Latinoamérica para llegar a su apogeo hacia mediados del siglo XX en México. Los boleros han versado casi siempre sobre amores desgraciados o imposibles, si bien en el aspecto musical han sufrido modificaciones a lo largo de los años. Entre los intérpretes más famosos de boleros se encuentra el trío Los Panchos, que idearon un bolero cuya base musical se componía de dos guitarras, con un requinto para las melodías y dos voces para cantar las armonías.

Temas relacionados

Ballad Opera.
Bolero.
Grunge.
Merengue.
Milonga.
Música afroamericana.
Música de blues.
Música country.
Música disco.
Música funk.
Música heavy metal.
Música hip-hop.
Música jazz.
Música reggae.
Música rock.
Música rock and roll.
Música rhythm and blues.
Música salsa.
Música ska.
Música soul.
Música tecnopop.
Nova cançó catalana.
Punk.
Ragtime.
Rap.
Rumba.
Tango.

Bibliografía

BENDER, W.: Sweet Mother: Modern African Music, Chicago: University of Chicago Press, 1991.
FRITH, Simon: Sound Effects: Youth, Leisure and the Politics of Rock “n” Roll, Nueva York: Pantheon, 1981.
GRAHAM, R.: The World of African Music, London, 1992.
HAMM, C.: Yesterdays: Popular Song in America, Nueva York: Norton, 1979.
RODRÍGUEZ, Andrés: ABC de la Música Moderna, Madrid: Alianza Editorial, 1999.
SANJEK, R. J.: American Popular Music and its Business: the First Four Hundred Years, Nueva York, 1988.
SPAETH, Sigmund: A History of Popular Music in America, Nueva York: Random House, 1948.
VV. AA.: El Libro del Rock, Barcelona: Ediciones B, 2001.
WILDER, A.: American Popular Song: The Great Innovators, 1900-1950, Nueva York: Oxford University Press, 1972.

Discografía seleccionada

Reino Unido y Estados Unidos

Baez Sings Dylan. VANGUARD, 1998.
Essential Bob Dylan. SONY-COLUMBIA, 2000.
Jerome Kern Songbook. CONCORD SPECIAL, 1997.
You´re the top: Cole Porter in the 1930s. KOCH INTERNATIONAL CLASSICS, 1992.

- The Beatles:
Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, 1967.
Let it be, 1970.

- Berlin, Irving:
Cheek to cheek-Irving Berlin, 1952.
One hundred years, 1988.
In Hollywood, 2000.
Complete Songbooks, 2000.
Irving sings Berlin, 2001.

- Bob Marley:
Survival, 1979.
Exodus, 1977.
Rasta Revolution, 1974.
Talkin´blues, 1991.
Reggae sensation, 1996.

- Bruce Springsteen:
The ghost of Tom Joad, 1995.
Plugged, 1992.
Born in the USA, 1984.

- Moore, Thomas:
Irish Melodies. Intérpretes principales: Ana María Rincón (soprano), Julia Gooding (soprano), Frances Kelly (arpa), Timothy Roberts (piano). HYPERION 66774.

- Pink Floyd:
The Division Bell, 1994.
Pulse, 1995.

- The Rolling Stones:
Bridges To Babylon, 1997.
Flashpoint, 1998.

- Scott Joplin:
Entertainer. Intérpretes: Phillip Dyson (piano). ASV 2120.
Greatest hits. Intérpretes: Dick Hyman y James Levine (piano), RCA.

España y Latinoamérica

The Original Mambo Kings. VERVE 513 876-2 (1993).

- Ana Belén:
A la sombra de un león, 1988.
Mírame, 1997.
Lorquiana, volúmenes 1 y 2, 1998.

- Dúo Dinámico:
Amor de verano, 1963.
Guateque, 1962.
Viva los cincuenta, 1992.

-Fito Páez:
Del ´63, 1984.
Giros, 1985.

- Joan Manuel Serrat:
El sur también existe, 1985.
Sincerament teu, 1987.
Sombras de la China, 1988.

- Juan Luis Guerra:
Areito, 1992.

- Lluís Llach:
El meu amic el mar, Ariola, 1978.
T’estimo, Ariola, 1984.
Astres, CBS, 1986.
Kosovo, Picap, 1999.

- María del Mar Bonet:
Cançons de la nostra mediterrània, BMG-Ariola CD 74321 36299 2, 1982.
Gavines i dragons, BMG-Ariola CD 9D 258451, 1987.
Ben a prop, BMG-Ariola CD 9A 259903, 1989.
Salmaia, BMG-Ariola CD 74321 282512, 1995.

- Rubén Blades:
Siembra, 1976.
Nothing but the truth, 1988.

- Silvio Rodríguez:
Rabo de Nube, 1979.
Unicornio, 1982.
Tríptico, 1984.
Oh Melancolía, 1989.
Silvio, 1992.
Rodríguez, 1994.

Enlaces en Internet

http://www.arrakis.es/~joanman/mariacast.html ; página web dedicada a María del Mar Bonet. Contiene biografía, discografía y diversa información relevante sobre la cantante mallorquina. En español.
http://lospanchos.com/ ; página web oficial dedicada al trío Los Panchos. En español e inglés.
http://www.cantautores.org/ ; página dedicada a diversos cantautores españoles y latinoamericanos. En español.
http://www.bob-marley.com/ ; página del cantante jamaicano Bob Marley. En inglés.
http://www.rockhall.com/ ; página del museo de las figuras del rock and roll en Internet. En inglés.
http://www.nhmccd.cc.tx.us/contracts/lrc/kc/music-1.html ; página dedicada a la música popular en Estados Unidos anterior a 1900. Contiene numerosos enlaces a otras páginas. En inglés.
http://popmusic.mtsu.edu/default.htm ; página del archivo y centro de investigación sobre música popular de la Universidad Estatal de Tennessee (EE.UU.). En inglés.

MCC

MÚSICA POPULAR

Fuente: Britannica

So, what do you think ?