Atlas & Maps

Geografía e Historia de Beni [Bolivia]

0

 Departamento de Bolivia ubicado al NE del país, con una extensión de 213.564 km2 y una población de 276.174 habitantes (según censo de 1992), cuyo gentilicio es beniano, correspondiente a una densidad de 1,29 hab/km2. Toma su nombre del río homónimo (río Beni) que delimita su territorio al oeste. Su capital es Trinidad.

Población

De los 276.174 habitantes con que cuenta el departamento de Beni, viven en el área urbana 182.748 (66,2%), mientras que 93.426 (33,8%) habitan el área rural. Un alto porcentaje de sus habitantes pertenece a diversos grupos étnicos, los principales de los cuales son: pakaguaras, chacobos, cavineños, chimanes, sirionós, moxeños, móvimas, cayuvavas, mores, itonamas y baures. Las principales ciudades son: Trinidad, su capital (57.328 hab.), Riberalta (43.454 hab.), Guayaramerín (27.706 hab.), Santa Ana (14.788 hab.) y San Borja (11.072 hab.). Para efectos administrativos, Beni está dividido en ocho provincias: General José Ballivián (antes Reyes), Cercado, Iténez, Mamoré, Marbán, Moxos, Vaca Díez y Yacuma (antes Sécure).

Medio físico

Ubicado en los llanos de la cuenca amazónica, limita al norte con el departamento de Pando y la República de Brasil; al sur, con Cochabamba y Santa Cruz; al este, con Brasil y Santa Cruz, y al oeste, con Pando y La Paz. Su territorio es prácticamente plano, con algunas elevaciones en la parte occidental, donde se encuentran las serranías Eva Eva y Pelado (esta última en los límites con el departamento de La Paz). Su clima es, en general, tropical y húmedo. En el invierno, su territorio es atravesado por corrientes frías del sur, conocidas como “surazos”, que hacen descender bruscamente las temperaturas. Sus precipitaciones oscilan entre los 1.000 mm y los 4.000 mm.

Todas las corrientes hídricas del departamento pertenecen a la cuenca amazónica. El principal río del departamento es el Mamoré que es con 2.000 km de curso el más importante de Bolivia; nace en la cordillera de Cochabamba con el nombre de Rocha (luego hacia el sur recibirá los nombres de Caine, Grande o Guapay), y toma el nombre de Mamoré una vez que enfila su curso hacia el norte; corre por el centro del departamento en dirección sur-norte recogiendo las aguas de sus afluentes San Pedro, Chayanta, Azero, Piraí, Pailas, Yapacaní, Ichilo, Chapare, Sécure, Ibare, Tijamuchi, Apere, Iruyani, Mayosa, Matucare, Iténez; después de formar frontera con Brasil durante un buen tramo, se une al río Beni en Villa Bella para formar juntos el Madeira. El río Beni nace en los nevados de la cordillera de La Paz, con el nombre de Choqueyapu, luego toma el nombre de La Paz y Bopi, hasta unirse al río Kaka, momento en el que adopta el nombre de Beni; marca los límites con los departamentos de La Paz y Pando, y recibe por el lado del departamento de Beni como afluentes a los ríos Negro, Cabinas, Viata, Verde e Ivon. El río Iténez o Guaporé hace frontera con el Brasil, recibiendo en el extremo suroriental del departamento de Beni las aguas del río Paragua. Por último, en la parte suroriental corren hacia el río Guaporé los ríos Machupo, Itonamas y Baures. En la demarcación del Beni existen los lagos de Rogagua (350 km2) y Rogaguado, y las lagunas de Huachi, Yusala, Huachuna, Agua Clara, Ginebra, La Dichosa, Bolivia, Navidad, Maracaibo, Indiquique, San José, Arare, Tapado, Nuevo Mundo, Viborilla, La Porfía, Victoria, El Bi, Barbachi, Mery, Gloria y San Pedro.

Historia

Esta región estuvo poblada desde tiempos inmemoriales, por numerosas tribus, entre las que se conocen los nombres de los sirionós, moxeños, yuracarés, sireneires, moré, sansimonianos, pausernas, baures, paunacas, canichanas, joras, chacobos, chamas, tacanas, chimanes, móvimas, sinabos, cuyubabas e itonamas. Las investigaciones arqueológicas y los vestigios que todavía se pueden apreciar desde el aire revelan que aquellos antiguos moradores supieron convivir y dominar el medio, para lo cual levantaron más de veinte mil colinas artificiales o “monds” -sobre las que erigieron sus aldeas-, intercomunicadas por canales, fosos de desagües y diques de contención, lo cual permite suponer que eran grupos de avanzada cultura. Todas aquellas obras fueron abandonadas hacia el año 1150 de nuestra era. Hacia el siglo XV los incas incursionaron en territorios del actual Beni, y lo hicieron siguiendo, probablemente, el camino de Charazani o el del fuerte de Samaipata.

Los primeros europeos en recorrer estas latitudes fueron los misioneros jesuitas, los cuales establecieron su primera misión catequista en Loreto, cerca del lago Arare, en el año 1672, aunque por diversas circunstancias tuvieron que trasladar la fundación al lugar que ahora ocupa. Luego siguieron las fundaciones de San Ignacio (31 de julio de 1689), San Javier (1690), San Francisco de Borja (1693), San Pedro (1697), Reyes (1700), Santa Cruz (1704), Santa Ana de Yacuma (1709). Simultáneamente habían comenzado a evangelizar los territorios de Baures, y habían fundado Concepción de Baures (1700), San Joaquín y San Ramón (1708), Magdalena (1720).

Mención especial merece el pueblo indígena de los baures. Estos indígenas, que habían sido catequizados por los jesuitas, hicieron frente a los bandeirantes portugueses, y les infligieron una contundente derrota en la “Batalla de la Víbora”. Tal fue el coraje demostrado por el pueblo baure, que los portugueses tuvieron que levantar un imponente fuerte en la ribera derecha del río Iténez, capaz de albergar a más de cinco mil efectivos, cuyas ruinas aún son visibles en el lugar denominado “Fuerte Príncipe de Veira”. En 1767 los jesuitas fueron expulsados del territorio de Moxos, en cumplimiento de la orden del rey Carlos III, momento en que era titular de la Real Audiencia de Charcas don Juan Martínez de Tineo. Tras la salida de los jesuitas, el territorio de Vaures cayó en decadencia, porque los que suplantaron a los jesuitas no fueron capaces de dirigir aquellos pueblos que comenzaban a organizarse.

A fines del siglo XIX surgieron algunos intelectuales -como los hermanos Ojope, que recibieron una exquisita educación en Inglaterra-, los cuales, unidos a otros coterráneoos, forjaron la “época de oro” de Concepción de Baures que, entre finales del siglo XIX y principios del XX, fue considerado el pueblo industrial del Beni. También a principios del siglo XX, don Carmelo López, que ocupaba altos cargos dentro de la administración pública, hizo venir de la ciudad de Santa Cruz los primeros maestros contratados, lo que dio comienzo a la enseñanza pública. Por aquellos años se imprimió el primer periódico de la región, El Marconi, al que siguió El Porvenir. En la época del auge del caucho llegaron al Beni varios personajes europeos que contribuyeron al crecimiento de la región. Durante la Guerra del Chaco (1932-35), el Beni contribuyó con sesenta soldados, de los cuales cuarenta perdieron su vida en la contienda; además se formó un “Comité patriótico” que ayudó con alimentos que transportaba en carretas a través de la inhóspita selva al sostenimiento de la tropa.

El departamento de Beni fue creado el día 18 de noviembre de 1842, pero en 1978 se declaró como día cívico del departamento el 10 de noviembre, en memoria del caudillo indígena Ignacio Muiba, que protagonizó un movimiento independentista.

Patrimonio artístico

Entre los atractivos histórico-culturales y turísticos del departamento se encuentran:

-Santuario Chuchini: ubicado a 14 km al noroeste de Trinidad, es uno de los más interesantes lugares arqueológicos del pueblo paititi, con unos cien km de canales, lagunas artificiales, cientos de lomas artificiales y terraplenes, con fantásticas figuras prehistóricas que representan seres humanos y animales; todo ello con una antigüedad que supera los 5.500 años.

-Los templos coloniales de las diversas misiones, que todavía hoy mantienen el estilo propio de las misiones del Beni, tales como el templo de la Santísima Trinidad, construido en 1688, con tres naves, entablado con madera de cedro, con altares y retablos finamente labrados; con ligeras remodelaciones ha perdurado hasta nuestros días. El templo de San Ignacio, que aún conserva su estilo original. El templo de San Javier, construcción comenzada en 1691, sigue siendo hoy día uno de los más hermosos monumentos del Beni, con sus lienzos pintados en las paredes y su púlpito de fina talla y curiosa reja de madera. El templo de la Exaltación de la Santa Cruz, que fue concluido en 1763, con un Santo Sepulcro, obra del padre Cayetano Pérez. Templo de Nuestra Señora María Magdalena, terminado en 1721, el cual, aunque con muchas remodelaciones, se conserva como una reliquia muy significativa.

Entorno natural

Son de especial interés turístico sus numerosos lagos y lagunas, como el Lago Rogaguado, y las lagunas que lo circundan. De difícil acceso, si no es por vía aérea, carecen casi por completo de contaminación, y muestran una riqueza virgen de flora y fauna selvática.

Además, el departamento de Beni cuenta con las siguientes áreas de protección natural:

-Refugio de vida silvestre “Estancias Elsner Hermanos”: se trata de varias haciendas privadas de la compañía Elsner Hermanos, entre las que se encuentran San Rafael, Espíritu Santo y Yacuma (provincias de Ballivián y Yacuma), en las cuales esta empresa no sólo ha trabajado en el mejoramiento de la raza del ganado vacuno en la zona, sino que se ha dedicado a preservar animales nativos, tales como venados, felinos, saurios y otras especies silvestres. Por este motivo, el Ministerio de Agricultura las declaró el 22 de septiembre de 1978 “Refugio de Vida Silvestre”.

-Estación Biológica del Beni: creada por decreto supremo en 1982, está ubicada en las provincias de Ballivián y Yacuma, y ocupa una extensión de 135.000 hectáreas. Se trata de un centro de conservación e investigación de los recursos naturales renovables del departamento. Administrado directamente por la Academia Nacional de Ciencias, con asesoramiento de la Estación Biológica Doñana de España y de Nature Conservancy, constituye el centro más avanzado de Bolivia en este campo. En 1986 fue declarada por la UNESCO Reserva de la Biosfera.

-Reserva Nacional Lagunas de Pando y Beni: declarada el 27 de octubre de 1961. Esta reserva no constituye una unidad geográfica, sino que abarca todas las lagunas de los departamentos de Beni y Pando. Se pretende con ella proteger las especies de caimanes y lagarto (Crocodilia).

-Parque Nacional Pilón Lajas: comprende 400.000 hectáreas repartidas entre los departamentos de La Paz y Beni; su relieve incluye la transición de sierras subandinas y llanuras del Beni.

-Parque Nacional Isiboro Sécure: comprende 1.200.000 hectáreas, compartidas por los departamentos de Cochabamba y Beni.

Personajes célebres

Entre los personajes notables que el Beni ha dado a la patria está el pintor Gil Coimbra Ojopi.

Economía

Las principales fuentes de su economía son la agricultura y la ganadería. Sobresalen entre sus cultivos: el cacao -perfectamente adecuado al clima y al suelo tras ser introducido por las misiones religiosas-; goma elástica (o caucho), cuyos árboles abundan en las selvas del norte -su explotación fue muy apetecida a finales del siglo XIX y principios del XX, tanto que este producto fue la causa de la pérdida por parte de Bolivia de los territorios del Acre, a manos de Brasil; hoy el látex que se produce lo absorbe el mercado nacional, y en buena medida es exportada al Brasil-; castaña (o nuez del Brasil) cuya recolección está unida a la del látex, y cuya producción se destina en su totalidad a la exportación a través de Brasil; café, yuca o mandioca, vainilla (cuya esencia se utiliza en repostería).

La explotación forestal es otro importante rubro de su economía; incluye desde la liviana madera de balsa, hasta el acerado cuchi, pasando por maderas preciosas de caoba o mara, ochoó, japunaqui, variedad de palmeras, sirari, tajibo, cubo; no existen en el Beni industrias de la madera; ésta es exportada a los mercados del Brasil, vía fluvial.

La mayor riqueza con que cuenta actualmente Beni es la ganadería, que se calcula en más de dos millones de cabezas de ganado vacuno, principalmente cebú, originario de la India, que está resultando más rentable que el criollo; dadas las condiciones del terreno, la ganadería es especialmente adecuada para los pastos naturales de las provincias de Moxos, Cercado, Marbán y Yacuma. Aunque se ha establecido la presencia de variados minerales (estaño, manganeso, plomo, platino y oro), la minería tiene todavía escaso desarrollo. Los ríos y las lagunas proporcionan prácticamente la misma variedad de peces, dado que en las crecidas se mezclan sus aguas. Los más abundantes son: surubí, pacú, palometa, sábalo, bagre y blanquillo. Algunos animales han sido perseguidos inmisericordemente a causa de sus apetecidas pieles; tal es el caso de los caimanes y lagartos, o de felinos como el jaguar, el gato montés, el tigrillo y el puma, los cuales, por ese motivo, se ven ahora en peligro de extinción.

El departamento del Beni es muy escaso en vías de comunicación; no existen carreteras asfaltadas, y las destapadas transitables durante todo el año, se reducen a la que une Trinidad a Santa Cruz, y el tramo que une Riberalta y Guayaramerín; las demás vías son caminos transitables solamente en tiempo seco y con peligro. En su defecto se utilizan habitualmente las vías fluviales. Gran parte de sus necesidades se cubren por vía aérea, aprovechando los aeropuertos existentes en la capital y en otros lugares estratégicos de la geografía departamental, tales como San Ignacio de Moxos, Magdalena, Riveralta, Reyes, San Borja, etc.

CCG

Bengala, Golfo de

Beni [Bolivia]

Fuente: Britannica

So, what do you think ?